Custodia de Tierra Santa

“Custodia de Tierra Santa” es el nombre con el cual se conoce hoy a los Franciscanos de la Orden de los Frailes Menores, presentes en la parte oriental del Mar Mediterráneo desde los primeros tiempos de la Orden, fundada por San Francisco en el 1209 y custodios de los Santos Lugares en nombre de toda la cristiandad.

“San Francisco fue el hombre de la encarnación. El hombre enamorado de Cristo que se hace hombre. Francisco quiere identificarse incluso físicamente con Jesús, desea convertirse en una sola cosa con Él, en el sentido más concreto de la expresión, y uno no puede identificarse con Jesús prescindiendo del lugar donde vivió”. Padre Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa.

…un poco de historia

Con el Capítulo general del 1217, que divide la Orden en Provincias, nace la Provincia de Tierra Santa, que se extiende a todas las regiones de la parte sur-oriental del Mediterráneo y que comprende la tierra natal de Cristo y los lugares de la realización del misterio de nuestra Redención.
Entre 1219 y 1220 San Francisco vive en Tierra Santa, durante estos años encuentra y dialoga con el Sultán, que era considerado el enemigo por excelencia, el infiel.
En 1263 la Provincia de Tierra Santa se reorganiza en entidades más pequeñas, llamadas Custodias. A pesar de las muchas dificultades derivadas de la conquista Musulmana de la Tierra Santa, los Frailes Menores continúan a estar tenazmente y apasionadamente presentes y a ejercitar todas las forma posibles de apostolado.
En 1333, gracias a la generosidad de los reyes de Nápoles, que compran al Sultán de Egipto el Santo Cenáculo y los derechos para las celebraciones en el Santo Sepulcro, la posesión legal de determinados Santuarios y el derecho de uso de otros se convierten en algo determinante para los franciscanos.
La Bula de Clemente VI de 1342 aprueba la acción de los Reyes de Nápoles y le da un carácter oficial con la Constitución jurídica de la Custodia de Tierra Santa.

Durante el Gran Jubileo del 2000, el Papa Juan Pablo II recuerda al mundo que los Frailes Menores son custodios de los Santos Lugares por voluntad y mandato de la Iglesia Universal.

Así resume el actual Custodio, padre Pierbattista Pizzaballa, el significado de la Custodia :

“Custodiar los Santos Lugares: éste fue nuestra primera tarea y lo sigue siendo hoy …después del final de las Cruzadas, los únicos que pudieron permanecer en una tierra en poder de los musulmanes fueron los franciscanos. Por ello, el Papa confió a la Orden la tarea de recuperar los Santos Lugares de la redención y después de custodiarlos y de reconstruir una presencia católica entorno a los santuarios, para salvar un principio esencial: que éstos no fueran sólo piedras, sino “piedras vivas”. Custodiar significa antes que nada amar, cuidar, interesarse, estar cerca… custodiar para nosotros hoy significa estar en esos lugares, darles vida con la liturgia, rezando y animándolos”.

…la Custodia de Tierra Santa hoy

La vocación franciscana en Tierra Santa se articula hoy sobre tres ejes principales:

  • La oración en los Lugares Santos de Tierra Santa
    La oración cotidiana de los frailes en los Santos Lugares recuerda a todos que estos lugares no son museos. Cada uno de ellos conmemora un momento particular de la vida de Cristo o de sus discípulos. Rezar en ellos, hacer memoria de la Historia de la salvación, significa hacer presente a Cristo mismo.
  • La acogida de los peregrinos en Tierra Santa
    La tarea de los franciscanos es ayudar los peregrinos de todo el mundo no sólo durante su visita en los Santos Lugares sino también a realizar un camino de fe.
  • El servicio a los más pobres y la tutela de la cristiandad en Tierra Santa
    La Custodia se ha comprometido siempre a proteger no sólo los Santuarios en el sentido físico de la palabra, sino también a preservar las “piedras vivas” de la Tierra Santa, es decir las comunidades cristianas locales, que viven en condiciones difíciles en Tierra Santa.
    En todos los Países del Cercano Oriente en los cuales está presente la Custodia, las comunidades cristianas se encuentran en un estado de fuerte minoría numérica (actualmente constituyen menos del 2% de la población) respecto a los musulmanes o a los judíos. Además, la específica situación política creada por el conflicto árabe-israelita ha provocado y provoca un éxodo consistente de la población local árabe-cristiana.
    Todo esto genera problemas complejos, a los cuales los frailes intentan dar una respuesta concreta de la mejor forma posible, procurando mantener siempre comunidades cristianas cualificadas y motivadas.
    La llamada “opción por los pobres” no se limita sin embargo a los cristianos: los Franciscanos se dedican desde siempre a servir a los estratos más pobres de la población, sin distinción de credo, fieles a la condición de misioneros y de profetas de reconciliación y de paz y con el estilo sencillo y orientado al diálogo que San Francisco indicó.

“San Francisco ha caracterizado desde el inicio nuestro estilo aquí en Tierra Santa: un estilo sencillo, de pobres, siempre en contacto con la gente… buscando un diálogo con la mayoría islámica y hoy también la judía, a veces dialéctico, pero siempre fraterno y libre”. Padre Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa y Presidente de ATS pro Terra Sancta.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar