¿Qué esperan las comunidades cristianas de Medio Oriente después de la “primavera árabe”?

email whatsapp telegram facebook twitter

CustodeA continuación mostramos un artículo relacionado con la intervención de Padre Pierbattista Pizzaballa, Custodio de Tierra Santa y presidente de ATS pro Terra Sancta, en ocasión del congreso internacional del Centro italiano por la paz en Medio Oriente que se está desarrollando en Turín y que este año afronta el delicado tema de las “Minorías étnicas y religiosas en el Mediterráneo”.

Gracias también al apoyo de su ONG, ATS pro Terra Sancta, la Custodia de Tierra Santa está comprometida tanto con los proyectos de apoyo a las poblaciones cristianas en Israel y Palestina, como en Egipto y en Siria. De hecho, recientemente el Custodio de Tierra Santa ha lanzado la llamada de ayuda “Emergencia Cairo” para sostener a los frailes que operan en la capital egipciana.

“Después de la primavera árabe las minorías cristianas del Medio Oriente nutren grandes esperanzas”. Piden “ser plenamente reconocidos como ciudadanos, con los mismos derechos de todos”, ha explicado padre Pizzaballa en una asamblea que ha reunido imam, exponentes de las comunidades hebraicas, representantes de las comunidades armenias, coptos, curdos, Rom y beréberes.

Los eventos que han hecho manifestar a muchos jóvenes musulmanes y cristianos para pedir juntos la democracia y la libertad, sobre todo en Egipto, ha hecho que crezca la esperanza de las comunidades cristianas de todo el Medio Oriente, que viven la difícil condición de minoría religiosa, de poder vivir una “completa y reconocida nacionalidad”. “A parte los emiratos Árabes – ha explicado Padre Pizzaballa – , existe en todos los países del Medio Oriente, desde Egipto hasta Jordania, desde Palestina hasta Siria, la libertad de culto, es decir, que no se impide a los cristianos poder practicar su fe cristiana. Pero no siempre existe libertad de conciencia”.

El Custodio ha recordado cómo esta petición emergió con fuerza durante el Sínodo del Medio Oriente del pasado octubre donde los obispos, en la redacción del documento final, subrayaron “la importancia de la igualdad de todos los ciudadanos”.

Actualmente, el deseo principal es el de “la completa libertad de conciencia porque – dice el Padre Custodio – no se nace cristianos y no se nace musulmanes. También se espera la completa y absoluta ciudadanía. Los cristianos del Medio Oriente son árabes y quieren ser plenamente ciudadanos reconocidos ante la ley”.

De hecho, Padre Pizzaballa ha explicado cómo la minoría cristiana en Medio Oriente no sea una minoría étnica, sino solamente religiosa, porque los cristianos medio orientales “son árabes, piensan y hablan en árabe, se nutren de la cultura árabe”. Los cristianos son ciudadanos “originales y auténticos, leales a su patria y fieles a todas sus obligaciones con la nación. Es natural que puedan gozar de todos los derechos de la ciudadanía, de libertad de conciencia y de culto, de libertad en el campo de la enseñanza y de la educación, y en el uso de los medios de comunicación”.

A pesar de los elementos de preocupación determinados por los eventos de la crónica de la actualidad, el Custodio de Tierra Santa, como conclusión de su discurso, ha resaltado que la primavera árabe hay que interpretarla también como “el advenimiento de un período nuevo que está abierto a los cambios, haciendo que se entrevean también prospectivas nuevas para la minoría cristiana que desea ser plenamente partícipe y activa en el proceso de desarrollo de los países árabes de los que forma parte”.

Fuente: http://www.agensir.it/pls/sir/v3_s2doc_b.quotidiano?tema=Quotidiano&argomento=dettaglio&id_oggetto=213931