Junio 2019
Firas Lutfi Aleppo

“A mi me lo hiciste”: el testimonio del hermano Firas Lutfi de Alepo

En lugar de estudiar y jugar, aprender arte y música, los niños sirios han perdido todos los medios para un crecimiento normal y digno debido a la guerra. En lugar de divertirse y jugar, tienen que encerrarse en sus casas por temor a salir porque la muerte o la mutilación los esperan fuera o dentro de la casa. Miedo y estrés, sufrimiento por hambre y sed, la pérdida de un familiar o amigo de la escuela. Sin embargo, hemos nacido para vivir y disfrutar de la vida y para regocijarnos. Solo en Siria, el número de civiles muertos, niños y mujeres, ha superado los 500,000 desde que estalló el conflicto hace 8 años, es verdaderamente escandaloso. Ante el hambre, las guerras y el drama del sufrimiento de los inocentes, no es suficiente preguntar “por qué” todo esto, sino “cómo” hacer que se detengan y no hagan más daño o qué puedo hacer frente a todo esto.

Sobre la guerra, también me hice preguntas: ¿por qué deberían sufrir mi país y mi gente? ¿Por qué los inocentes tienen que pagar el juego sucio de los “grandes”? ¿Quién es responsable del mal que destruye la cuna de la humanidad y el patrimonio cultural único en el mundo? ¿Quién tiene la fuerza y ​​la responsabilidad para detener este tsunami de muerte y destrucción? ¿Quién tiene que curar las heridas incurables de toda una generación?

Cuando el bombardeo se intensificó en la ciudad de Alepo y las bombas cayeron como lluvia, no fue suficiente preguntar por qué, sino cómo intervenir para rescatar y salvar la piel de las personas.

Cientos de niños nacieron durante la guerra en el área de Alepo Este, la parte más afectada de la ciudad. Nadie reconoce la existencia de estos porque son considerados hijos de terroristas (¡el resultado de una mala semilla que debería ser eliminada!). Existen físicamente, pero no son reconocidos en la oficina de registro. Muchos se han quedado mutilados y desfigurados. Muchos huérfanos de la izquierda que viven con sus abuelos o menores de edad que tienen que cuidar de sus hermanos aún más pequeños.

A decir verdad, no sabía por dónde empezar. La complejidad del drama a mi alrededor supera mi fuerza. Ambas son mis tareas, cuán altas y pesadas son las necesidades que se necesitan.

Junto con mi amigo el Dr. Binan, uno de los pocos psicólogos que quedaron en Alepo, estudiamos el primer proyecto llamado “arte terapéutico” en el Centro de Atención Franciscana; Un medio para tratar los traumas y heridas más ocultos, a través del arte, la música, el deporte, el teatro y las actividades intelectuales. Este centro está diseñado como una respuesta a la emergencia psicológica de los niños que sufren de malestar severo y estrés en un contexto muy complejo y trágico. Por lo tanto, no es un tratamiento psicológico clásico, sino para dar espacio al desarrollo de talentos deportivos y artísticos. Es una cura a través de la belleza. Junto a una estructura disponible para diversas actividades para este propósito, se crearon tres campos de juego (dos de fútbol y uno de baloncesto). Además, una piscina que ayuda a los niños a divertirse y promover el talento. El número de niños registrados el primer día de apertura, de 7 a 17 años, es de 500. Después de un año, el número de personas que asistieron a nuestro centro es más de 2000. En este verano planeamos hacer una escuela de verano para 3 Horas al día con diversas actividades, especialmente deportivas, para más de 600 niños.

Los espacios de nuestro convento están al servicio de la comunidad cristiana. Se utilizan esencialmente para recibir a los cientos de familias que quedan en la ciudad mártir de Alepo. Durante el verano, cada día cientos de personas asisten a la universidad todos los días porque no hay otras posibilidades.

Hay diferentes actividades que tienen lugar en estos centros. Las actividades para niños son: registro de personas sin identidad, cursos de recuperación para aquellos que han perdido la escuela durante años, actividades de apoyo psicológico, fisioterapia y terapia del habla para discapacitados y personas mutiladas en la guerra, etc. El proyecto también acoge a mujeres viudas y desempleadas. Además del apoyo psicológico, existen diferentes actitudes para apoyar y ayudar a estas madres a proteger y proteger a sus hijos. El número de destinatarios en los dos centros supera los mil, y hay cientos de ellos esperando.

Me gustaría reiterar que todo lo que se ha logrado no es porque soy un héroe o el deseo de hacerlo. La verdadera razón que me impulsó a reaccionar ante el drama es cómo puedo “estar cerca” de aquellos que sufren, independientemente de las interminables preguntas sobre las razones del sufrimiento. Estoy muy convencido del proverbio que dice: “¡En lugar de maldecir la oscuridad, enciendes una lámpara!” Finalmente, no siempre debemos pensar en hacer grandes movimientos o proyectos para ayudar: la caridad no se mide en cantidad sino en calidad. La Madre Teresa de Calcuta dijo que “el océano está formado por muchas gotas, pero sin esta gota, el océano no sería el mismo”.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar