Alepo: el perdón y la caridad para reconstruir la paz

email whatsapp telegram facebook twitter

Alepo. El invierno general da los últimos golpes a una ciudad que necesita desesperadamente la primavera. Este año demasiados murieron de frío. Las colas en las gasolineras no prometen nada bueno y confirman la triste intuición con la que llegamos de Damasco. Otra ciudad de rodillas, sin combustible, sin electricidad. Por la noche, los sonidos de la guerra se han detenido, pero a veces las bombas aún mantienen a los Alpes del vecindario de Azizieh despiertos.

La parroquia de San Francisco del padre Ibrahim continúa ayudando a todos, y en los días que pasamos en el convento, los voluntarios se alternan sin descanso en esta milagrosa máquina de caridad. Distribuyen latas de aceite, alimentos, pañales para niños. A cualquiera, en el espíritu que siempre ha inspirado a los franciscanos.

“Ahora estamos reducidos al pequeño resto”. Mons. Abou Khazen nos recibe en el umbral de su residencia, junto al lugar donde una monja fue literalmente desintegrada por un misil. “Su madre todavía está esperando su regreso, porque su cuerpo nunca fue encontrado”, nos dice. La sed de justicia de este pueblo es grande. “Pero la reconciliación, que es el perdón, es incluso mayor que la justicia”. El vicario apostólico traza, con estas palabras, el camino de la paz. Aunque es humanamente difícil pensar en el perdón al caminar por millas de escombros. No solo materiales, sino también humanos.

Personas que han sufrido traumas, violencia, familiares perdidos, amigos. En el Terre Sainte College, donde recientemente iniciamos un proyecto para recibir a personas con problemas psicológicos, nos encontramos con algunos niños de la guerra. “Mi hija sufrió mucho por la guerra. Se ha vuelto violento y agresivo “. Maryam se conmueve cuando piensa en estos difíciles años. Luego, la niña, tan pronto como creció, “comenzó a hacer preguntas sobre la guerra y la situación, que para ella era insostenible“.

“Siento que mi hija no tiene oportunidad”. Hablar es la madre de otro niño con retrasos mentales graves. “En mi aldea estaba desesperada: nadie quería jugar con ella. Luego encontramos este lugar, con otros niños como ella: todos los días la ayudan a desarrollar sus habilidades y los talentos que Dios le dio ”. Él sonríe, secándose las lágrimas.

A veces basta con mirar sus dibujos, o simplemente verlos dibujar, para comprender: “Observé cómo aplastaron bruscamente sus lápices, para expulsar a los demonios que tenían dentro”, nos dice el psicólogo a cargo de seguir a los niños. Algunos no se muestran a sí mismos: nos tienen miedo, nos tienen miedo a los demás, quizás recordando años de abuso y violencia. “Afortunadamente tenemos muchas historias de éxito, de niños que están superando traumas lentamente”, nos dice el padre Firas Lutfi, jefe del centro y del proyecto financiado por ATS pro Terra Sancta, mientras que en el automóvil nos lleva a las zonas más pobres de la ciudad. “Tomará años, pero no podemos, no debemos detenernos”.

Mientras visitamos un vecindario en los suburbios, nos fijamos en la cara de un niño arruinado por llagas. En zapatillas, con un suéter verde polvoriento y pantalones rasgados, intente jugar con otros niños cerca de él. Nadie quiere estar cerca de nosotros, lo evitan, tal vez por su aspecto, su cara sucia y arruinada por grandes manchas rojas. Unos minutos más tarde, descubrimos que este niño tiene una enfermedad grave y, en pocos meses, si no se hace nada de inmediato, probablemente morirá. “Los otros muchachos piensan que es contagioso, así que nadie quiere apoyarlo”.

Ni los otros niños, ni el estado. El padre Firas nos acompaña en una visita a estos lugares, visitando el proyecto “Un nombre y un futuro“, dedicado a los niños nacidos de la violencia o que necesitan apoyo psicológico. Un proyecto que nace de la amistad con el Muftí de Alepo, que nos encontramos en su estudio, junto a la ciudadela del milenio. “Lo que nos une es la caridad”. Padre Firas, un viejo amigo suyo. Él está feliz de estar con él y con nosotros, porque hemos apostado en este camino de aceptación, “el camino correcto”.

Tanto es así que, despidiéndonos, dice: “No tengas miedo, el que esté del lado de la verdad ganará”. Probablemente no se refería a la victoria militar. El desafío es aún mayor: se refiere a la victoria de todo un pueblo, sobre su futuro. Y viendo lo que se ha hecho y cuánto se está haciendo para ayudar a Alepo, hay que estar de acuerdo con él.

APOYA NUESTRAS ACTIVIDADES