Asamblea General de la Asociación pro Terra Sancta. Las palabras del nuevo presidente de Francis Patton

El día 22 de julio se reunió en Jerusalén la Asamblea General de la Asociación pro Terra Sancta, que vio por primera vez la participación de los nuevo Custos de la Tierra Santa, y presidente de la Asociación por derecho propio, el Padre Francesco Patton. Además del nuevo presidente, también tres nuevos miembros de la asamblea fueron nombrados: P. Ibrahim Faltas, P. John Luke Gregory y P. Bruno Varriano, los tres elegidos convocados recientemente al Descretorium de la Tierra Santa como representates de los idiomas árabe, inglés e italiano, respectivamente.

La reunión fue ante todo una oportunidad para actualizar al nuevo Custos en cuanto a las actividades corrientes de la Asociación. Los directores, Tommaso Saltini y Carla Benelli, detallaron las tres áreas de intervención de la Asociación: los proyectos de Conservación y Desarrollo (Bethany, la ciudad de Lázaro, Marta y María; Sebastia – nisf Jubeil, Bienvenido entre pasado y presente; Museo Terra Sancta … ); Educación y apoyo (apoyo a la beneficencia promovidas por las comunidades religiosas y cristianos en Tierra Santa; Música y reunión, la Educación y el diálogo con toda la belleza, escuelas, bibliotecas y estudio); y Emergencias en el Medio Oriente (la acogida refugiados en el Líbano, Jordania, Rodas y Kos; la ayuda a la pequeña comunidad cristiana en Gaza;  centros de emergencia y apoyando el hospital de la Custodia franciscana de Tierra Santa en Alepo, Siria).

No sólo hay que tomar medidas cuando se presentan situaciones de crisis, como en Siria“, dijo el Custos, subrayando la importancia de la educación y la formación profesional, “pero hay que hacer todo lo posible para que se ocasionen crisis nuevas, sobre todo aquí.” Por este motivo, el Padre Patton pidió entonces a apoyar específicamente al laboro del Museo Terra Sancta. “El proyecto representa una oportunidad para aumentar, entre las comunidades locales y la comunidad internacional de los peregrinos, la conciencia de su propia historia, para que se sienten herederos de la historia cristiana.”

“Todo lo que sea la divulgación y promoción de la cultura ayuda a promover la paz, a construir la paz”, concluyó el Custodio, proporcionando así una indicación para el próximo año.