Belén: donde nace la Navidad

Maddalena Baschirotto2 noviembre 2021

¿En qué piensan ustedes cuando se habla de la Navidad? Muchos piensan en los regalos, en los adornos, en la familia y en un rico almuerzo. Pero pocos piensan en la gente menos afortunada, en los gestos solidarios y en los momentos de comunión, y muy pocos recuerdan el lugar donde todo ésto se originó: Belén. Con la basílica de la Natividad, la Gruta de la Leche y el Camino de la Estrella, la ciudad les ofrece a los visitantes la experiencia única de ver con sus propios ojos donde hace más de dos mil años nació Jesús. 

¿Dónde queda Belén y cómo se puede llegar ahí?

Belén solamente se encuentra a 10 kilómetros de Jerusalén, a 30 minutos en auto. De hecho, a pesar de que las dos ciudades estén muy cerca, un muro de separación de 11 metros de altura 150 kilómetros de largo, impide moverse con facilidad. 

El muro fue construido en 2002, de forma concomitante con el asedio al complejo la Basílica de la Natividad, de parte del ejército israelí, y separa los territorios palestinos de Cisjordania de Israel. 

Hoy es también una obra de arte al aire libre: el hormigón armado se convirtió en un lienzo en blanco para los artistas callejeros que protestan en contra del apartheid. Entre ellos está el muy conocido Bansky, quien aquí realizó varias obras famosas. 

Pero, los turistas y peregrinos no tendrán dificultad visitando la ciudad de la Navidad: el transporte público de y hacia Jerusalén es frecuente y vario. Solamente hay que recordar llevar siempre consigo el pasaporte, ya que toca pasar por una frontera militar.  

La Belén antigua y La Belén de hoy

La historia de esta ciudad se pierde a lo largo del tiempo. Pero las fuentes antiguas, demuestran su existencia ya desde el año 1400 antes de Cristo, en la Edad del Bronce, y la Biblia la conecta a David, el muy conocido personaje histórico. Entonces, Jesús es un descendiente directo del pastor que le derrotó a Goliath y llegó a ser rey. 

Hoy, los conciudadanos de Jesús son unos 30.000. De éstos casi la mitad son cristianos. De hecho, la municipalidad de Belén les aloja a 3 campos de refugiados, donde vive una mayoría musulmana, que viene de los pueblos circundantes desplazados en 1948 con el nacimiento del estado de Israel. 

La presencia cristiana en el sitio que vio el origen de la Salvación es algo constante, ya que, por estatuto, el alcalde tiene que ser crstiano. Sobre Belén, efectivamente, se elevan más campanarios que minaretes, y la comunidad latina es la más numerosa.

La basílica de la Natividad

¿Jesús nace en una gruta o en un establo? ¡En ambas! De hecho en la antigüedad se guardaban los animales en establos realizados dentro de grutas naturales, y arriba se construían las casas, y así los animales estaban a salvo y el calor que su respiración producía servía para calentar los ambientes domésticos. La gruta de la Natividad, ya  venerada desde el primer siglo después de Cristo, vivió un momento similar al que acabamos de describir. 

Ella es el corazón del complejo de la basílica de la Natividad, un edificio constantiniano con cinco naves que remonta al 330 después de Cristo, uno de los más antiguos de Tierra Santa junto con el Santo Sepulcro. 

Para acceder a la iglesia compartida entre las comunidades griego-ortodoxa, armenia y latina, ustedes tendrán que pasar por la “puerta de la humildad”, un portal de piedra muy bajo que les obligará a inclinarse por respeto hacia el lugar donde nació Jesús. La interesante historia de iglesia fue reconstruida gracias al proyecto “Bethlehem Back in Time”, un estudio cuidadoso de las diferentes fases de la vida del edificio que desde 2003 asistió las obras de restauración de las decoraciones musivas, del techo y de las vidrieras, tras la inscripción de la basílica entre los lugares de la UNESCO. 

Alrededor de la basílica: el Camino de la Estrella y Dar Al Majus 

Seguramente, los sitios de Belén no se limitan a la iglesia de la Natividad. En la parte frontal, la Plaza del Pesebre les llevará a la animada vida del centro urbano con sus distintas tiendas, cafés, los coloridos zocos y el mercado árabe. 

Continuando por el Camino de la Estrella, la calle más antigua que les llevaba a los peregrinos al casco antiguo, que, según la tradición, sigue el recorrido que hicieron los Reyes Magos para homenajearle al Niño Jesús, será difícil escoger entre recuerdos de madera de olivo y madreperla. 

Para visitar el Campo de los Pastores, donde el ángel anunció el nacimiento del Señor y la Gruta de la Leche, donde las mujeres le invocan a la Virgen para luchar contra la infertilidad y conseguir abundante leche para los hijos, será mejor pasar la noche en Belén. De noche la ciudad regala imágenes que le recuerdan inmediatamente a un pesebre y será muy fácil sumergirse en la Tierra Santa de los tiempos de Jesús. Podrán encontrar alojamiento en la guest house de Dar Essidieh y Dar al Majus, la casa de los Reyes Magos. 

Ésta, además de ser una casa pequeña y encantadora para los huespedes con una gran terraza que tiene vista a la plaza y a la basílica, muy pronto estará acompañada por nuestra nueva Community Home, un lugar de apoyo a la comunidad local donde los peregrinos podrán sumergirse en la historia de fe y salvación que hace más de 2000 años le caracteriza a la ciudad de Belén.