Belén: La esperanza de un futuro mejor para los niños que están pasando por dificultades

email whatsapp telegram facebook twitter

Hasta el año 2000, la ciudad de Belén, situada en el territorio de la Autoridad Nacional Palestina, disfrutó de un cierto nivel de bienestar debido a actividades relacionadas con el turismo y las oportunidades de empleo en la cercana Jerusalén y, en general, en todo el territorio israelí. Sin embargo, con el estallido de la Segunda Entifada y el continuo deterioro de la situación, se frenaron casi por completo los viajes al territorio israelí y tuvo lugar una reducción substancial de la actividad turística. Las posibilidades de encontrar empleo al otro lado del muro detrás del cual se encuentra marginada la ciudad son prácticamente inexistentes; y dentro de los muros, los trabajos son difíciles de encontrar e irregulares, lo que explica la difícil situación económica en la que se encuentran casi todas las familias.

Con el apoyo de numerosos pequeños donantes, ATS pro Terra Sancta está proporcionando ayuda a muchas familias necesitadas, ayudándoles a hacer frente a las dificultades que experimentan sus hijos. Los problemas a los que se enfrentan las familias son de varios tipos: Algunos tienen dificultades económicas mientras que otros experimentan problemas sociales y al final todos estos problemas acaban afectando a sus hijos. Junto con el Franciscan Social Service Office estamos intentando ayudar a un gran número de familias necesitadas de Belén a superar sus dificultades y a proporcionar a sus hijos esperanza de frente al futuro.

A continuación mostramos las historias de dos niños que están siendo apoyados por los programas de asistencia social y apoyo académico coordinados por el Franciscan Social Service Office con el apoyo de ATS pro Terra Sancta:

Nizar tiene nueve años y es parte de una extensa familia. Su asignatura favorita en el colegio es árabe aunque con otras asignaturas como el inglés tiene más dificultades. En casa siempre ayuda a sus hermanos pequeños con los deberes e intenta colaborar en todo lo que puede. Su familia depende completamente de las donaciones para salir adelante ya que debido a un serio accidente, su padre, Salem, no puede trabajar y su madre Layal no ha conseguido encontrar trabajo ya que tiene que cuidar de su esposo. Su casa es muy básica: algunas de las habitaciones no tienen ventanas y la única fuente de calor es una estufa de gas, algo muy caro para ellos y también muy peligroso. Además, casi no pueden llevar comida a la mesa. La comunidad Cristiana ha apoyado a la familia durante años pero para Layal y Salem es humillante estar en una posición en la que no se pueden valer por sí mismos para sacar adelante a sus hijos.

Husam tiene seis años. A los dos años de edad perdió a su madre cuando murió tras una larga enfermedad. Husam quedó al cuidado de su padre, un hombre mayor que se encontró con dos niños pequeños bajo su cuidado. Como no podía arreglárselas, tras cierto tiempo Husam y su hermana fueron acogidos por una congregación de religiosas que cuida de huérfanos en Belén. Husam, siempre con una sonrisa en la cara, está muy contento de poder ir a la escuela. Su asignatura favorita es arte y aunque tiene problemas con el italiano, su fuerte personalidad y el apoyo de sus profesores le están ayudando a sacarlo adelante.

Gracias al apoyo y a la contribución de los numerosos y generosos amigos de Tierra Santa, Nizar, Husam y muchos otros niños y jóvenes como ellos pueden seguir adelante con sus estudios y afrontar los problemas de sus familias con serenidad y esperanza.

Por favor, esta Navidad apoya a los niños y jóvenes familias de Belén: Participa en la campaña “¡En Navidad vuelve a tus raíces!”