Junio 2019
iftar convent

Betania. En el monasterio franciscano, un iftar de “hospitalidad, amistad y fidelidad”

Las mesas colocadas ocupan el cementerio de Betania, la ciudad a pocos kilómetros de Jerusalén, donde vivían Lázaro, Marta y María. Todo está listo para comenzar, por segundo año consecutivo en el Iftar, la cena que interrumpe el ayuno diario que los musulmanes realizan durante el mes de Ramadán, a la que, para la ocasión, los franciscanos también participan junto con la comunidad islámica local. De la Custodia de la Tierra Santa.

En el calendario islámico, el Ramadán acaba de terminar. Este es el noveno mes del año, durante todo el período en que se realiza el ayuno en conmemoración del mes en que se reveló el Corán. Este evento anual es considerado uno de los Cinco Pilares del Islam, que es uno de los cinco preceptos religiosos que un buen musulmán debe respetar. El ayuno es una práctica obligatoria para los musulmanes adultos, excepto para los niños, las mujeres enfermas y embarazadas. Durante el ayuno desde el amanecer hasta el atardecer, los musulmanes se abstienen de comer alimentos y bebidas, y de vicios. Los alimentos y las bebidas se sirven diariamente antes del amanecer y después del atardecer en las comidas llamadas suḥūr y if andār, respectivamente.

Poco antes de la puesta del sol, los invitados comienzan a llegar y sentarse, desde el minarete iluminado por el verde (el color del Islam) de la mezquita adyacente, se escucha la voz del muecín en la oración: aquí está la explosión del cañón del Iftar: los musulmanes comienzan bebiendo leche de almendras en pequeños sorbos y comiendo para calmar el estómago después del ayuno, los cristianos hacen la señal de la cruz, todos juntos pueden comenzar la cena.

En sus muchos viajes a la Ciudad Santa, Jesús pasó algunos momentos importantes en Betania como invitado de su amigo Lázaro y sus hermanas. En el discurso de bienvenida, El Custodio de Tierra Santa, el Padre Francis Patton, recuerda cómo el espíritu acogedor y fraternal de la historia del Evangelio sobre Bethany es hoy una inspiración en el diálogo interreligioso con la comunidad local mayoritaria musulmana: “” Bethany es la casa de la amistad “, dijo el Hermano Patton.” Para esto es importante esta iniciativa de Iftar en la que nosotros, juntos, cristianos y Musulmanes, compartimos la comida. Es una señal del compromiso de las comunidades para seguir siendo un lugar de hospitalidad, amistad y hermandad “.

El Custodio cita el documento firmado por el Papa Francisco y el gran Imam que establece un pacto de hermandad entre cristianos y musulmanes de particular relevancia en el año en que los franciscanos celebran el octavo aniversario del Encuentro entre San Francisco y el Sultán: “A gracias a ATS pro Terra Sancta, Osama Hamdan y el Mosaic Center por construir puentes y no muros entre nuestras comunidades con el mismo propósito de vivir como una sola familia “.

De hecho, la iniciativa IFTAR partió de una idea del Mosaic Center y ATS pro Terra Sancta que en Betania, con los fondos de la Agencia Italiana para la Cooperación (AICS), lleva a cabo un proyecto de restauración, la recuperación del santuario que promueve el turismo. y la llegada de los peregrinos. Un trabajo apreciado por toda la comunidad “La economía de Bethania está conectada con el turismo, hacemos todo lo posible para mejorar nuestras relaciones con los cristianos, que son la mayoría de los turistas aquí”, dijo el Dr. Musa Khatib, el teniente de alcalde. de la ciudad, “es la segunda vez que nos reunimos nuevamente para este evento y esperamos hacerlo todos los años porque es un signo de unidad entre musulmanes y cristianos”.

Incluso Cristina Natoli, jefa de la oficina de Jerusalén de la Agencia Italiana para la Cooperación y el Desarrollo, dijo que estaba orgullosa de financiar ATS pro Terra Sancta y el Mosaic Center en un proyecto que no solo recupera el patrimonio artístico local, pero también para apoyar a la comunidad que vive a su alrededor creando oportunidades para el trabajo y los ingresos que fortalecen los vínculos entre la realidad cristiana y musulmana.

Osama Hamdan, arquitecto a cargo de las obras, reitera que “Hacer a Iftar dentro del convento es una buena oportunidad para unir a las personas y llegar a conocernos mejor. Es el miedo al otro lo que crea problemas, cuando tienes una experiencia directa de personas, superas todos los problemas y comprendes que todos somos iguales, cada uno con su religión “.

Como prueba de cómo estas iniciativas fructifican en las relaciones entre las comunidades, Osama agrega: “Después del final del Ramadán, llegamos a un acuerdo con el Imam local para comenzar los trabajos de restauración en la parte de la cruzada de la mezquita. “Queremos ayudar a preservar un patrimonio que forma parte de la historia palestina, incluso si no es un período islámico y estamos hablando para poder abrir al público parte de las excavaciones bajo la mezquita”.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar