“Siria se parece un poco al desgraciado de la parábola del buen samaritano que bajó de Jerusalén a Jericó y se topó con los ladrones. Estos ladrones realmente saquearon Siria, la golpearon y la dejaron al borde del camino agonizante. Quiero agradecer a todos aquellos samaritanos que han ayudado a Siria en los últimos años, que está abandonada porque hay tanta necesidad”

-Card. Mario Zenari, nunzio apostolico en Siria-

MIRA EL VIDEO