Concluido el proyecto “Emergencia habitacional y social en la ciudad vieja de Jerusalén”

email whatsapp telegram facebook twitter

35 viviendas renovadas y 80 familias ayudadas gracias al proyecto “Emergencia habitacional y social en la ciudad vieja de Jerusalén” de ATS pro Terra Sancta, recientemente concluido, ejecutado con la financiación de la Cooperación Italiana para el Desarrollo, como parte de su programa de “Intervención de emergencia en apoyo de la población palestina vulnerable “, y de la Custodia de Tierra Santa. El objetivo del proyecto era hacer frente a la situación de emergencia habitacional en la ciudad vieja de Jerusalén, en particular, reduciendo el desperdicio de agua y educando en el uso racional de este recurso escaso.

En 2011, con la primera fase del proyecto, se renovaron 60 sistemas de agua y alcantarillado obsoletos, lo que ha permitido que las familias vuelvan a disfrutar de un entorno sano y agradable. En 2012 también se consiguieron importantes resultados, a pesar de un menor número de recursos disponibles.

Como resultado del proyecto, se repararon 35 sistemas de tuberías individuales, así como 15 sistemas generales  y de saneamiento, participando aproximadamente un centenar de familias. Los trabajos de reparación fueron llevados a cabo por cuatro trabajadores del equipo de mantenimiento de la Oficina Técnica de la Custodia de Tierra Santa, en colaboración con cinco aprendices durante los primeros meses del proyecto, a los que se unieron otros cuatro durante la segunda fase del proyecto. Estos aprendices, que recibieron una formación adecuada durante la ejecución del proyecto, fueron posteriormente asumidos por la Custodia de Tierra Santa y ahora forman parte del equipo de mantenimiento de la Oficina Técnica de la Custodia.

Este proyecto no sólo ha supuesto la mejora de las condiciones para numerosas familias que viven en la Ciudad Vieja, sino que también ha proporcionado oportunidades para formar a un número de empleados futuros en el sector, con lo que indirectamente también se ha apoyado a sus familias. No es poco lo que se ha conseguido estos años, pero aún queda mucho por hacer para ayudar a los cristianos locales que desean permanecer unidos a su tierra, y para mantener vivos los Santos Lugares.

Necesitamos la ayuda de todos: descubre qué puedes hacer.