De Belén a Milán para educarnos a la esperanza

El encuentro con la fundación Exodus de Don Antonio Mazzi

“Como educadores, primero debemos traer esperanza. Si los educadores no tienen esperanza, y por lo tanto no los incorporan a su trabajo, todo nuestro trabajo es inútil “. Viene de esta idea de don Antonio Mazzi la iniciativa de Educadores sin Fronteras y el Éxodus se dio cuenta, junto con la Asociación Pro Terra Sancta que trajo 13 maestros y educadores de Belén en Milán para una semana de entrenamiento. El grupo de maestros fue dirigido por fra Marwan, director de Children’s Home y director del Terra Sancta College en Bethlehem.

“Los maestros estaban esperando una formación hecha de conferencias – dice Gabriella Ballarini, coordinador de la formación del ESF – con la propuesta de aplicar los métodos, las recetas para reproducir una vez que regrese a casa. Pero la educación no es esto. No estábamos interesados ​​en presentarnos como ‘expertos’ que imponen metodologías más o menos adecuadas, pero preferimos comenzar con ellos un viaje conjunto, desde compañeros de viaje, hacia el autoconocimiento “.

En un principio, este enfoque ha dejado algunos ‘maestros perplejos en las escuelas Bethlehem, pero entonces la ‘pedagogía de la esperanza‘ resultó ser un descubrimiento importante para hacer su trabajo en un contexto como el de la ciudad palestina, donde el voltaje de CC y, a menudo las condiciones sociopolíticas causan depresión, pérdida y muy poca confianza en las oportunidades futuras.

“Las actividades grupales -continúa Gabriella- tienen como objetivo hacer que el trabajo docente coincida con un trabajo de conocimiento de nosotros mismos, de todas esas coartadas que creamos, dejando de tener esperanza. En su caso, por ejemplo, siempre que salía del muro de separación que cierra la ciudad, pero juntos hemos encontrado que esta pared se puede subir a trabajar en sí mismo y en la concepción que tenemos de nosotros mismos. ”

Para explicar el origen de la iniciativa, debemos partir del amor de Don Mazzi por esos lugares. “Siempre quise hacer algo en la Tierra Santa” le dice al cura Veronese, “porque en nuestro proceso educativo, así como la intuición pedagógica de los educadores sin fronteras y Éxodus que es muy especial, queremos a hundirse cada vez más en el conocimiento del Evangelio, descubre la historia de Dios con los hombres, y por lo tanto no solo el Evangelio, sino toda la Biblia, de una manera física. Es por eso que queremos ir a Tierra Santa “.

La primera reunión de educadores sin fronteras con los profesores de Belén ya ha generado mucha curiosidad, que están dispuestos a trabajar juntos de nuevo después de esta “pedagogía del viaje y de esperanza” para el descubrimiento de la educación, uno que cambia el corazón y la autoconciencia, la que va más allá de las paredes, la que realmente puede ayudar en el proceso de construcción de un pequeño pueblo que lucha por creer en el futuro.

¡Descubre nuestras actividades en Belén!

Asociación pro Terra Sancta

UNIENDO TIERRA SANTA AL MUNDO