Desde el lago de Como hasta la Tierra Santa, sigue el cuento de algunas amigas que han visitado nuestros proyectos

email whatsapp telegram facebook twitter

Después de sus recién regresos a casa desde la Tierra Santa siguen los mensajes de las cuatro señoras que pidieron ayuda a ATS pro Terra Sancta para organizar sus viaje. Han visitado con nosotros los proyectos de conservación y de apoyo a la comunidad local que ejecutamos en Jerusalén, en Belén, en Sabastiya, y han proseguido solas sus visitas hacia el norte. Aquí en seguida proponemos algunas de sus impresiones:

“Tengo un recuerdo bellísimo de mi viaje y, en particular, de los encuentros hechos con cada uno de vosotros. Estoy diciendo a todos mis amigos que no se puede ir a Israel  sin visitar también los territorios palestinos y sin conocer también esta realidad poco conocida por nosotros. En mi corazón se quedó el recuerdo de muchas emociones, pero en particular una sobre todas: la emoción que he experimentado en la cueva de la Natividad (¡y yo no soy exactamente una católica observante!). Giancarla.

“Que pena, estamos de nuevo en la casa…quería agradecerles a todos vosotros de ATS pro Terra Sancta: ¡hicisteis que nuestro viaje fuera particular e interesante y nos habéis permitido  entender algo de esa tierra tan compleja! Tal vez puede ser útil  nuestra “percepción” de lo que hemos visitado: Después de Jerusalén, el lugar que nos ha sorprendido más ha sido Sabastiya, la guesthouse y las excavaciones arqueológicas, pero bellísimas también Nablus, Masada y el desierto, el Monte Tabor, Acco… Balance global: ¡es realmente “el ombligo del mundo!”. Sandra.

“Ha sido también para mí un bellísimo viaje que ha contribuido no poco, entre las otras cosas, a aclararme las ideas sobre la situación político-social-económica de esos (¿¡esos?!) países que he visto con ojos completamente nuevos, sin estereotipos. He tocado con mano la dureza de la situación, pero, si por algunos aspectos he entendido la complejidad de los problemas, por otros aspectos he entrevisto también un vago vislumbre de esperanza, la paz es una necesidad casi “física” en esos lugares, antes o después tal vez se volverá ineluctable, ojalá…

Comparto los juicios de mis compañeras de viaje, bellísimo ha sido el encuentro con Vincenzo en Belén, que nos ha llevado al propio corazón de una realidad muy diferente, pero también llena de humanidad y de esperanza, bellísima Sabastiya, muy valiente Suhaib que nos ha contado muchas cosas y nos ha hecho comprender un poco más la realidad de Nablus y de los territorios, luces y sombras, ¡como siempre hay! Me ha gustado muchísimo la zona alrededor del lago de Tiberiades y toda la Alta Galilea, Cafarnaúm en particular: el lugar tiene una fascinación increíble, muy sugestivo y evocador, el paisaje de toda la Alta Galilea está casi incontaminado… ¡qué maravilla! Un descubrimiento fantástico ha sido Acco, bellísimo centro histórico un poco veneciano, un poco bizantino, un poco cruzado, un poco árabe: se respira convivencia y tolerancia, ¡qué bueno! Hemos comido también un óptimo pescado, con panorama sobre el mar en un sugestivo restaurante. Fantásticos y muy interesantes han sido Masada, el Mar Muerto y, en su conjunto, el fascinante paisaje, así… ¡evangélicos! ¡Pues ha sido un viaje muy denso de emociones, instructivo y también entretenido! Grazia.

Invitamos a todos los peregrinos a visitar la Tierra Santa, organizando vuestro viaje en autonomía, reservando el vuelo, para unos días o solamente para un fin de semana. De nuestra parte podemos ayudaros a organizar mejor vuestra permanencia, para quedarse y rezar en los Lugares Santos y al mismo tiempo conocer nuestros proyectos y ¡encontrar las piedras vivas de Tierra Santa!