Documentación, archivo, catalogación de los bienes de la Custodia de Tierra Santa: la experienca de Nando, voluntario en Jerusalén

email whatsapp telegram facebook twitter

Los chicos italianos que participan en una estancia de un año en el Servicio Civil a través del acuerdo entre ATS pro Terra Sancta y la Universidad de Bari, están alcanzando su tercer mes en Tierra Santa y nos cuentan sus experiencias, actividades y sus impresiones sobre la vida en Jerusalén .

Esta es la historia de Nando, 26 años, licenciado en historia del arte y con un gran deseo de aprender:

“En mi compromiso con el servicio a la comunidad, he sido asignado a la Oficina Técnica de Vivienda, la oficia que se ocupa de tratar de interferir y restaurar la propiedad de los franciscanos en Tierra Santa, las iglesias y las capillas de las casas de la población árabe-cristiano que todavía vive en la Ciudad Vieja.

El hecho de encontrarme dentro de una oficina técnica, sin el título de ingeniero o arquitecto, no ha sido en modo alguno un problema u objeción, como se había temido en un principio. De hecho, esto me ha permitido que pueda trabajar en una variedad de puestos de trabajo diferentes, para adentrarme en las cosas interesantes y totalmente nuevo para mí y sobre todo, para aprender mucho.

En estos primeros tres meses de servicio,  mi trabajo se ha llevado a cabo en tres actividades principales: en primer lugar, he seguido el progreso de la restauración del Convento de San Francisco, en Jerusalén (conocido comúnmente como el “Cenacolino”) a través de la preparación de los informes diarios y semanales, una campaña de documentación fotográfica y el estudio de artículos de revistas, publicaciones y documentos de archivo de la historia de la arquitectura del edificio (su construcción, las obras de restauración que ha sufrido en los últimos años, etc .) y su papel en la historia política más amplia de la planificación urbana.

Más tarde, he trabajado en la reorganización de la oficina del anterior arquitecto custodial, padre Alberto Prodomo, que en los largos años de su carrera acumuló una gran cantidad de mapas, planos, fotografías y objetos de los principales lugares de la Custodia, convirtiendo sus habitaciones en un real, aunque pequeño, “tesoro”. En particular, mi trabajo consistía en poner orden en la herencia infinita fotográfica recopilada por el arquitecto hermano, con el fin de crear un archivo de imágenes de la labor realizada por el técnico en los últimos años, tanto como una herramienta útil de trabajo y consulta para cualquier nuevo trabajo sobre los edificios ya existentes, como la de contar con un medio de documentación y registro histórico de la vida de toda la Custodia.

Por último, y este es el proyecto en el que me encuentro actualmente ocupado, estoy trabajando en la catalogación del patrimonio artístico de los santuarios de Tierra Santa, un patrimonio enorme en términos de belleza y la historia que necesita ser totalmente inventariado y sistematizado con el fin de ser estudiado en profundidad y convenientemente conocido. Este trabajo es realmente una gran oportunidad y una suerte para mí, ya que me permite no sólo sacar provecho de mis estudios universitarios y mis pasiones personales, sino también para aprender muchas cosas nuevas, como la elaboración de un catálogo de la historia del arte, y para aumentar en gran medida el equipaje de mi conocimiento de los lugares santos.

Junto a las principales tareas que me piden realizar, además, no he perdido el trabajo “excepcional”, que a pesar de ser ocasional no representa ser inferior en términos de importancia, interés y belleza. Entre ellos, en particular, lo que más me apasiona es escribir un artículo para el próximo número de la revista “Tierra Santa” sobre la iglesia franciscana de San Juan de Acre: fue realmente fascinante visitar las ruinas de la ciudad cruzada mejor conservadas del mundo y entrar en el estudio de la historia de los caballeros medievales, su arte y su arquitectura.

Bueno, realmente no pasa un día sin que esta tierra y el trabajo que me pidieron realizar allí me aporte oportunidades para aprender y la capacidad de crecer tanto profesional como humanamente.