Educación: la belleza de descubrirse a sí mismo. Conclusión de un importante proyecto en Palestina

email whatsapp telegram facebook twitter

«Estamos todos de acuerdo en considerar la educación un factor clave para promover el diálogo. Pero ¿cómo transformar esta afirmación en algo concreto y sistemático?». A esta pregunta tan simple y decisiva del custodio de Tierra Santa, fray Pierbattista Pizzaballa, ha dado una inicial respuesta el proyecto «Apoyar la emergencia educativa en los territorios de la Autonomía Palestina de Belén, Jericó y Jerusalén Este», promovido por ATS pro Terra Sancta y AVSI, con el patrocinio de la Dirección General de Cooperación y Desarrollo (DGCS en sus siglas en italiano) del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de Italia; un proyecto que comenzó el 1 de noviembre de 2010 y ha concluido el pasado 28 de febrero con una ceremonia de clausura en el Terra Santa School de Jericó.

En la ceremonia de clausura estaban presentes Alberto Repossi, responsable del proyecto de AVSI, fray Pierbattista Pizzaballa, custodio de Tierra Santa y presidente de ATS pro Terra Sancta; Davide La Cecilia, cónsul general de Italia en Jerusalén; Alí Zeidán, ministro de Educación del gobierno palestino y Giampaolo Silvestri, director ejecutivo de AVSI. El proyecto ha abarcado a 14 escuelas privadas y algunos institutos públicos: 4 en Jerusalén Este, 5 en Belén y 5 en Jericó, comprendiendo escuelas primarias y secundarias y facilitando becas de estudio para la Universidad, con programas de formación para profesores, asistentes sociales y padres; con un total de 109 sesiones de formación para docentes, 136 actividades para los estudiantes y 19 talleres para los progenitores, potenciando las actividades extracurriculares de los estudiantes y la asistencia escolar de los más desventajados.

Esta iniciativa ha tenido como beneficiarios a 6.739 estudiantes, 515 de ellos con minusvalías, proporcionando cada a 532 de los mismos becas de estudio. Pero no se han visto beneficiados solo los chicos sino también 1.495 profesores y 784 familias, interpretando de manera amplia e inclusiva el concepto de educación.

Ha sido una exitosa experiencia gracias a la colaboración de diversas entidades, como ATS pro Terra Sancta y AVSI, con la creación de un amplio entramado que, como ha subrayado el custodio, seguirá con su misión educativa en un contexto como Tierra Santa, en el que la tasa de asistencia a las escuelas de secundaria no supera el 65%.

 

El ideal educativo que ha impulsado el proyecto se ha visto con claridad en la tabla redonda en la que han tomado parte Luca Montecchi, jefe del Departamento internacional de la Fundación del Sagrado Corazón; Terry Durnnian, jefe del Sector para el Desarrollo de Unicef; Diana Dabul, jefa del Departamento de Educación Especial de la Arabic Society; Gloria Náser, asistente social en el Terra Sancta St. Joseph School de Belén y Luisa Cogo, responsable de la Coordinadora de actividades culturales de ATS pro Terra Sancta. Estas dos últimas han presentado un texto sobre el valor de la belleza y del arte del mosaico en Tierra Santa, que ha sido sometido al estudio y la experiencia directa por parte de muchos chicos participantes en el proyecto, como actividad extraescolar.

 Educar con el objetivo de introducir en la realidad total, según las enseñanzas de don Luigi Giussani y de la escuela franciscana, valorando el talento y la capacidad crítica de los estudiantes e implicando a familias y profesores en un proceso continuo que tiene como meta el descubrimiento de sí sin excluir a nadie. Una misión que tiene a la escuela como centro no autorreferencial sino abierto al mundo y al resto de partes en juego en el proceso educativo de los muchachos, con la perspectiva de formar a la futura clase dirigente en el diálogo, haciendo de los bancos del colegio puentes de paz. Se trata de un objetivo inicial bien alcanzado, posible gracias a la generosidad de muchos benefactores, que deseamos puedan seguir colaborando para ayudarnos a seguir en un camino que garantiza la paz en Tierra Santa.