Septiembre 2019

El cardenal Bagnasco nos visita en Alepo: “un signo de esperanza para todos”

Alepo. Los escombros se pisotean fácilmente en Wartan, un área fronteriza que es escenario de violentos enfrentamientos. Las luces de una cálida puesta de sol acompañan una pequeña procesión que serpentea por las calles de la ciudad. El marco es triste: casas y edificios destruidos por la guerra, mientras el sonido de los tambores llena esas habitaciones que se dejaron vacías durante años. Caminando entre los escombros, escoltados por exploradores de la parroquia latina, un grupo de políticos locales, que casi tienen obispos y cardenales. No hablan, observan con ojos lúcidos lo que queda de un enorme complejo jesuita allanado por las milicias de Jabhat al Nusra. En la capilla, un crucifijo con los brazos rotos se había convertido a lo largo de los años en el símbolo de la sufrida comunidad cristiana de Alepo. Hoy la capilla se derrumbó, junto con la mitad del edificio. En el patio llega, con las oraciones que todos conocen, esta procesión inusual. Los aplausos de más de 2000 personas le dan la bienvenida. Ellos son los cristianos restantes.

Quieren celebrar, celebrar el renacimiento de la ciudad. Entre ellos, como amigo, también el cardenal Angelo Bagnasco, visitando la ciudad mártir. “Descubrí una ciudad sufriente, pero con gran vitalidad”. El presidente de los obispos europeos acogió con beneplácito la invitación de la comunidad cristiana y pasó unos días entre ellos, sin escatimarse, y donde pudo ver “el gran peso de las sanciones internacionales que hacen imposible la vida de las personas”.

“Las comunidades han disminuido enormemente”, continúa, pero también son más coherentes, tanto dentro de los ritos individuales como a nivel general, un signo de una presencia que es una levadura para todo el país “. El arzobispo de Génova llegó a Siria para visitar los proyectos de la Custodia de Tierra Santa financiados a través de la Asociación pro Terra Sancta, que a lo largo de los años los ha implementado y denunciado. Iniciativas humanitarias que él mismo, cuando era presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, ayudó a financiar. “Los obispos italianos han ayudado mucho a la comunidad de Alepo en estos años”, continúa el cardenal de Liguria, y en estos días he visto los logros establecidos, que son muy puntuales y necesarios para brindar alivio a la población. Partiendo de las casas reconstruidas, pero también de los pequeños proyectos que dieron trabajo a los muchos que se quedaron sin ellas ”. Una pequeña gota para llenar la sed de vida de la población, especialmente la cristiana, sobre la cual el arzobispo habla nuevamente: “La presencia cristiana en Siria y Oriente es un valor al que la Iglesia no puede ni debe renunciar. Es un lugar donde nos regeneramos continuamente, como suele decir el Santo Padre, hablando de este pulmón del Este “.

Algo que incluso el cardenal genovés experimentó en estos días en Alepo: “Conocí a algunas familias cuya casa ha sido reconstruida. Vi una gran alegría en sus ojos. En los trabajos vi una gran dignidad y una gran confianza. Regreso a casa después de ver que es posible reconstruir. Por esta razón, los cristianos no deben darse por vencidos o pensar que Siria no tiene futuro. No, en absoluto “.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar