El Papa Francisco llega a Grecia para encontrarse con los refugiados : “un camino de misericordia que debemos seguir”

email whatsapp telegram facebook twitter

El Papa Francisco y el Patriarca Ortodoxo Bartolomeo visitaron la isla de Lesbos el sábado 16 de abril para encontrarse con los refugiados albergados allí. El gesto ha sido definido como: “Un potente mensaje a las personas poderosas y las de buena voluntad”.

Muy cerca, en las islas de Rodas y Cos (Kos), los frailes de la Custodia de Tierra Santa ya están trabajando para ayudar a los refugiados en medio de la situación de emergencia general.

El padre Luke OFM, párroco de Rodas, nos dice que “desde el 1 de enero hasta el 7 de marzo de 2016, han llegado a Grecia por mar alrededor de 131.847 migrantes y refugiados”. Ya son casi un millón contando desde el inicio de 2015. “La mayoría llegan a la isla de Cos (Kos), que ha sido definida como un punto caliente. Por ello, el Gobierno construirá un nuevo centro de recepción en la aldea de Pili, cercana al centro de Cos (Kos), que podrá albergar 800 refugiados”.

Cada martes, más de 80 familias vienen al convento a recibir bolsas con comida y artículos de primera necesidad. “¡Lorna Anacin, una voluntaria de nuestra parroquia”, dice fray Luke, “comienza la preparación de las bolsas desde el sábado para que estén listas para el martes! ¡Y la cocina del Monasterio ahora parece una colmena: está llena de cajas y bolsas por todas partes!” Además, se han iniciado varios cursos gratuitos de idiomas (griego, inglés e italiano).

Durante los meses de invierno, el apoyo de la Asociación pro Terra Sancta y otras organizaciones ha sido fundamental para financiar la distribución de las bolsas y para otras actividades.

Pero esto no es suficiente. Los frailes y muchos voluntarios griegos tratan de ayudar a los refugiados de todas las maneras posibles. Fray Luke lo explica así: “¡A veces debemos salir a buscarles en coche para ayudarles!De allí la importancia del viaje del Papa a Lesbos. “El Papa muestra el camino”, comenta fray Luke, “un camino de misericordia que debemos seguir”.

¡Ayuda a los refugiados de Oriente Medio ahora!