Emergencia Siria: un centro de verano trae alegría al corazón de Alepo

Estos días empezamos el campamento de verano para niños y jóvenes de Alepo. Empezamos 50 y ahora, en poco tiempo, ¡ya hemos llegado a 120 personas!“, cuenta el p. Ibrahim, fraile de la Custodia de Tierra Santa y párroco de Alepo.

Una iniciativa valiente, que lleva la fiesta y la alegría entre los escombros de una ciudad en estado de sitio desde 2012. El lema elegido para el campo son las palabras de San Pablo “Regocijaos en el Señor siempre, digo, regocijaos, regocijaos, regocijaos”.

Al principio hubo cierta dificultad, como dice p. Ibrahim: “Los padres estaban inicialmente muy asustados ante la idea de dejar a sus hijos salir de casa, así que tuvimos la valentía de ir a nosotros a recogerlos. Telefoneamos a todas las familias para convencerlos. El día de la inauguración fue un gran día de fiesta, con cantos y danzas, chocolates, dulces y ¡hasta un payaso! Los padres estaban conmovidos y asombrados, incluso más que sus hijos“.

Habiendo comenzado con niños de entre seis y diez años, los frailes del convento de S. Francisco tuvieron que ampliar pronto la inscripción y acomodar incluso a los más pequeños, hasta tres años.

Y gracias a la Providencia y el Espíritu que sopla impetuosamente” continúa p. Ibrahim “también están aumentando los voluntarios que nos ayudan en las actividades; y entre ellos, de forma inesperada, hay muchas madres que se quedan participar sin reservas“.

Así que durante cuatro días a la semana, los niños de Alepo tienen dónde ir a jugar, encontrarse en un ambiente acogedor, expresar sus aptitudes. También se ofrecen clases de cocina, por lo que, a turnos, los mayores preparan la comida, y luego comen juntos.

Continua entusiasmado el párroco franciscano: “Aquí internet no funciona gran cosa, por lo que los niños y sus padres están separados de la calamidad de las “relaciones virtuales”, siendo necesario abrirse el mundo de las relaciones humanas “reales”. Este hecho los hace más saludables desde todos los puntos de vista: humanos, psicológicos, intelectuales y espirituales. Los padres han pedido a gritos que el campamento de verano esté abierto todos los días de la semana, pero hemos respondido que es absolutamente esencial que los niños tengan tiempo de estar en casa con ellos. No queremos sacarlos de la familia para sustituirla, sino que nos gustaría cooperar con las familias en su crecimiento humano“.

Entre los niños más pequeños, muchos están desnutridos, por lo que entre una actividad y otra en el campamento de verano tratamos de darles leche“… pero también chocolates y dulces, para alegrarles”.

Concluye p. Ibrahim: “La verdadera razón, la más profunda, por lo que hacer este campamento de verano es porque queremos que, a través de todo lo que se propone, la gente pueda sentir los signos, por pequeños que sean, de la delicadeza de la Caridad Cristiana. Caridad que también pasa por un poco de leche o chocolate; que a veces es en el cuidado de una necesidad particular o por ofrecer un pequeño juguete. De esta forma el sufrimiento se purifica, los ojos de las personas están empezando a ver y el corazón a experimentar la presencia de lo Divino en lo cotidiano, Divino que se expresa en el abrazo amoroso de la Iglesia. Deseamos fortalecer, en la experiencia, la percepción del rostro de Cristo presente, el rostro tierno de Dios se dirigió a la gente que sufre “.

Usted puede apoyar específicamente la parroquia de Alepo, y otros centros franciscanos en Siria. Cada gesto de solidaridad para ellos es esencial.

Para hacer una donación ahora a favor de la Emergencia en Siria, haga clic aquí.

email whatsapp telegram facebook twitter