En el Santuario de Betfagé, nuevo look para el presbiterio de la Iglesia y Sacristía

email whatsapp telegram facebook twitter

Hace unos días, en el Santuario de Betfagé, a pocos kilómetros de la Ciudad Vieja de Jerusalén, la Oficina Técnica de la Custodia de Tierra Santa ha completado la renovación de la sacristía y el presbiterio de la iglesia. El centro de la intervención fue la remodelación del presbiterio, totalmente renovado y perfectamente acondicionado para la celebración versus populum. Con este proyecto se ha tratado tanto de mejorar el altar en su doble sentido, de mensa y Gólgota, justo aquí, en el Monte de los Olivos, donde Jesús comenzó su camino a Jerusalén, antes de su pasión. La piedra de la época de las Cruzadas, que conmemora no sólo este episodio sino también el encuentro de Jesús con Marta y María antes de la resurrección de Lázaro, ha sido protegida gracias a la incorporación de nuevas láminas de vidrio, también útiles para preservar la unidad del complejo entero.

Desde hace aproximadamente un mes, el equipo de mantenimiento de la Oficina Técnica ha estado trabajando a pleno rendimiento en la sustitución de las vigas metálicas en mal estado de la cubierta, la eliminación del enlucido degradado y la renovación del sistema eléctrico deteriorado. En poco tiempo, la Sacristía ha tomado así una forma totalmente nueva y más funcional, gracias a la puesta al descubierto de la piedra de las paredes y la sustitución de mobiliario.

El presbiterio también se ha adaptado desde el punto de vista litúrgico, gracias a la inclusión de nuevos elementos: el tabernáculo, ambón, el asiento del celebrante y el altar, diseñado como una extensión del existente. La instalación eléctrica y la instalación de los nuevos puntos de luz han sido colocados en base a la disposición modificada para resaltar el polo litúrgico.

Para el equipo de trabajadores ha sido la oportunidad de participar en un trabajo que requiere precisión y habilidad en la disposición de los elementos de piedra y sus fijaciones. Dirigido por personal experto, el trabajo ha tenido para los trabajadores locales un significado especial por la adquisición de experiencia y nuevos conocimientos.

El proyecto se enmarca dentro del proyecto “Jerusalén, Piedras de la Memoria”, con el apoyo de pro Terra Sancta y por medio de la cual todos los que lo deseen puedan apoyar la presencia franciscana y cristiana en la Ciudad Santa. Para la realización de proyectos como éste, la Custodia de Tierra Santa, gracias al apoyo de muchos amigos, encomienda a la Oficina Técnica la tarea no sólo de mantener viva la memoria de los lugares de la vida de Jesús, sino también la transformación del trabajo en las obras de valorización en oportunidades de mejora en el empleo y el desarrollo de la comunidad local.