Experiencia humana, de estudio y descubrimiento: la historia de Davide, voluntario en Jerusalén

email whatsapp telegram facebook twitter

Al alcanzar su cuarto mes en Tierra Santa, los chicos italianos que participan en el año de Servicio Civil gracias a un acuerdo entre ATS pro Terra Sancta y la Universidad de Bari cuentan sus historias, las actividades que han estado realizando y su impresión sobre la vida en Jerusalén.

A continuación, la historia de Davide, que participa en una actividad de estudio y catalogación del patrimonio arqueológico de la Custodia de Tierra Santa, en el Museo del Studium Biblicum Franciscanum.

“El comienzo de cada nueva aventura es siempre la parte más difícil, pero al mismo tiempo la que más me atrae desde un punto de vista emocional y sensorial; y ¿sabéis?, en estos tres meses en Jerusalén he experimentado un montón de sentimientos.  Ya pasé el último verano aquí en esta ciudad y el deseo más grande que tuve cuando partí fue conocer a otra gente, otra vida y revivir de nuevo el lugar y las situaciones que solamente había saboreado.  Después de noventa días puedo decir que ha ocurrido exactamente eso y espero que siga así.

Las primeras palabras que vienen a mi mente cuando pienso en estos cuatro meses son amistad y descubrimiento. Una relación de amistad experimentada al máximo con mis tres compañeros de aventura, Nando, Giuseppe y Alessandro. Junto a ellos y a otros muchachos que viven en María Bambina, hemos tomado parte en muchos momentos especiales entre los que destaca uno en la preparación de la Pascua cristiana: el acto de compartir, la espera y las oraciones culminaron en la alegría de almorzar juntos en la azotea.

El otro aspecto importante que debo considerar para conectar con la amistad y que ha estado guiándome en estos meses es el descubrimiento. Un descubrimiento surgido a través de las reuniones y encuentros con gente nueva, vivido en primer lugar en el Studium Biblicum Franciscanum, donde llevo a cabo mi Servicio Civil. Desde los primeros días de nuestra llegada, el secretario y los profesores se pusieron a mi disposición y a la de Giuseppe. Nos facilitaron el poder matricularnos en la facultad como candidatos a exámenes, lo que nos permite participar en las clases de arqueología bíblica, en las excursiones arqueológicas y en los viajes de estudios por el Jordán. Hemos entablado conocimiento y relaciones con cada estudiante, que han producido en almuerzos comunes el Studium y en otros momentos de convivencia como cenas y barbacoas. Encontrarlos, siendo que proceden de todo el mundo, me ha dado la posibilidad de conocer también su cultura para tener una idea más clara de cómo se expresan en México, India, China, Sudamérica y muchos otros países.

Por otra parte, en estos meses, los descubrimientos  más gratificantes se han producido durante el estudio y la catalogación de las colecciones del Museo Arqueológico del Studium Biblicum Franciscanum. Los materiales que he estudiado han sido muchos y heterogéneos, desde varias lámparas a objetos litúrgicos de bronce de la edad bizantina; actualmente he iniciado el estudio de cerámica palestina del período cananeo. El encuentro enriquecedor y estimulante con el director del museo, el padre Eugenio Alliata ofm, me hace crecer cada día, humana y científicamente. Es una manera de aplicar mi conocimiento de los materiales arqueológicos y de comprender la gran importancia de la arqueología en esta tierra y de cómo se puede convertir en una herramienta de conocimiento, respeto y diálogo, si se sabe canalizar correctamente. Respecto a este tema, en este período también ha surgido la idea de crear un boletín mensual sobre las actividades del museo, con una orientación informativa, y al mismo tiempo popular, porque creo que las actividades y descubrimientos nunca deben permanecer como logros estériles sino que deben convertirse en un interés actual.

¿Qué puedo esperar en los próximos meses? Espero aumentar estos descubrimientos y relaciones, especialmente en los encuentros, también con los turistas y peregrinos que visitan el museo y que demandan novedades e informaciones con curiosidad creciente, para ayudarles y recibir su sonrisa como gran recompensa, que me da a entender que el servicio que estoy realizando aquí es realmente útil.”