Guerra y esperanza en Alepo, la ciudad que no conoce tregua

email whatsapp telegram facebook twitter

Durante la misa de ayer, Alepo fue alcanzada por muchos misiles, varios explotaron en nuestra zona. Muchas personas murieron y muchas más resultaron heridas, para agregar a los muertos y heridos de los días anteriores”. Seguimos recibiendo este tipo de mensajes de los frailes que están en Alepo. Están preocupados y asustados. Ha sido una semana sangrienta en Alepo, donde se han reiniciado los bombardeos con más violencia después de unos días de respiro. Los misiles cayeron como lluvia sobre las casas recién reconstruidas y hasta los hospitales fueron alcanzados. “Doce muertos y cien heridos”, escribieron los frailes el martes, “entre ellos hay muchos cristianos”.

Hace unos días recibimos una noticia muy preocupante: “Durante la misa de la tarde, el primer día del mes dedicado a María, varios misiles cayeron en las zonas de Azizeh y Ram. Entretanto, en Al Ram, el padre Bassam ofm y los fieles reunidos para la misa tuvieron que esconderse en refugios mientras la ciudad era bombardeada cuatro veces. Tuvieron que correr al cuarto subterráneo después de oír una explosión en el techo. No sabemos la extensión del daño causado”.

Según los periódicos, en los últimos nueve días han habido unos 250 fallecidos y un número indeterminado de heridos. La espiral de violencia y terror en Siria no se detiene. La guerra en este país se ha prolongado por más de cinco años, desde que comenzó en marzo de 2011. La guerra ha causado, al menos, 270.000 muertes y millones de personas han sido desplazadas. La emergencia humanitaria que ha surgido está entre las mayores de los años recientes. Alepo está en el centro de este enfrentamiento, donde yihadistas del Estado Islámico y militantes del frente Al Nusra (afiliado a Al Qaeda) están peleando contra grupos de rebeldes y las fuerzas armadas del gobierno sirio. El combate no tiene límites y termina alcanzando principalmente a los civiles.

La iglesia se ha convertido en familia para los civiles. Es un techo bajo el cual pueden estar sabiendo que siempre serán bienvenidos. Los frailes siempre nos dicen que en Alepo “hay otra batalla llevándose a cabo, una batalla de esperanza”. Incluso esta batalla “no conoce tregua”.

Es importante para nosotros no olvidar a Siria, ahora más que nunca. Debemos apoyar este combate de la esperanza de cualquier manera posible. No es únicamente su batalla, también es la nuestra.

Da apoyo a la batalla de la esperanza en Alepo ¡ahora!