Inauguración de la Biblioteca y del Archivo custodios: la cultura al centro

El jueves 28 de febrero tuvo lugar la ceremonia de inauguración de la Biblioteca General y del Archivo Histórico de la Custodia de Tierra Santa. El público que asistió pudo admirar además, los espléndidos volúmenes de la exposición “Libros de Tierra Santa. Viaje entre los libros antiguos de la Biblioteca General de la Custodia de Tierra Santa en Jerusalén”.

En su discurso, después de haber dado las gracias a todos los que han participado en las tareas de estudio, catalogación y proyecto de las nuevas sedes, el padre Custodio de Tierra Santa, Pierbattista Pizzaballa, afirmó: Una parte integrante de nuestra misión es la de promover la dignidad del hombre, de todos los hombres. Y esto significa crear ocasiones de trabajo y ayudas a los pobres, pero también, permitir a todos el acceso al conocimiento y a la cultura: los colegios, el magnificat, el Studium Biblicum Franciscanum, las bibliotecas y los archivos, con las respectivas publicaciones, no son solamente una realidad cultural por sí misma distinta respecto a la atención a los pobres y a las diferentes actividades de carácter social; si no que se leen juntas”.

Y el profesor Edoardo Barbieri, Ordinario de Bibliografía, Director del Centro de Investigación Europeo Libro Editorial Biblioteca de la Universidad Católica de Milán y coordinador del proyecto “Libros Puentes de paz” – sostenido por ATS pro Terra Sancta – habló del importante papel de apertura y diálogo que podrá tener la Biblioteca: “Claro, ella está servida y sirve como documentación para todas las actividades custodias – subrayó Barbieri – , ella es, además, la biblioteca donde los frailes pueden ir a estudiar. Pero la biblioteca también contiene fondos antiguos, fondos raros, fondos especiales. Esto permite imaginar también otro uso, que acompaña al primero sin restarle importancia; un uso que no está dirigido principalmente a la Custodia, si no al exterior, abriendo las puertas a la realidad israelina e internacional de los estudios de idiomas, literatura y cultura italiana, y además, al mundo de la investigación universitaria y erudita, a los expertos de historia de las diversas disciplinas, desde las teológicas a las filosóficas, desde las científicas a las humanísticas. Se trata de un patrimonio que hemos comenzado a valorizar pero que creo que puede constituir un aporte esencial a la identidad de esta biblioteca, haciéndola lugar de encuentro, de intercambio, de conocimiento entre las diferentes identidades presentes en la ciudad de Jerusalén y en el territorio limítrofe.

El proyecto “Libros Puentes de paz”, que tiene como objetivo el de valorizar este gran patrimonio de libros y cultural de la Custodia de Tierra Santa, se ha llevado a cabo gracias al empeño constante de ATS pro Terra Sancta durante este último año. En él han participado varios investigadores, catalogadores, un voluntario del Servicio Civil, muchos de los cuales acudieron a la inauguración, y también se ha valido del importante trabajo de los voluntarios de la Asociación Romano Gelmini, que trasladaron todos los libros desde la vieja hasta la nueva sede.