Julio 2018

La Asociación Gelmini, al servicio de los pueblos de Tierra Santa

“No hacemos un trabajo sustancial en infraestructura, solo trabajos sencillos y humildes, sin quitarles el trabajo a los residentes. Con algunas personas también nos hicimos amigos y somos apreciados porque, como nos dijeron, no vamos al comando, pero los apoyamos en pequeñas necesidades “. Gabriele Casadei parte de aquí para hablar sobre su experiencia con la Associazione Romano Gelmini, de la que es presidente. “En 2006 Ettore Soranzo fue llamado por los entonces Custodio del padre franciscano Pizzaballa, para trabajar en el caso de la tarea de crear una oficina técnica real basado en Jerusalén. En esta ocasión también nos pusimos a disposición para seguirlo y llevar a cabo nuestro servicio con los frailes de la Custodia, en los lugares que se les confiaron durante 800 años “.

Todo comenzó de esta manera, muy simple. Desde entonces, unos ochenta voluntarios vienen cada año para dar su tiempo y energía para ayudar a la Custodia de Tierra Santa en cualquier trabajo útil. Para poder realizar el mismo servicio que el ingeniero de Verona que murió repentinamente, Romano Gelmini, cuyo nombre trae la asociación, quería ofrecer. Con cuatro turnos por temporada, en conventos, escuelas, hospitales, algunas paredes de repintado, otros instalan paneles eléctricos, otros están dedicados a la carpintería y la soldadura; luego están aquellos que se dedican a la jardinería, y otros a la limpieza de los muebles sagrados o el Terra Sancta Museum.

“Esto – dice Gabriele – incluso amigos de ATS pro Terra Sancta, con su compromiso y actividades, tratará de promover no tanto y no sólo los lugares o la arqueología, sino a través de los proyectos atienden a la población local, la oferta para trabajar, para ayudarles a recuperar la preciosidad de su persona, de su ser en trabajos o proyectos, para tomar la vida en sus manos “. Para Casadei este es un aspecto muy importante: “Estos testimonios son los que más que otros pueden dejar en claro a la población de la Tierra Santa, que la enseñanza de Jesús es de gran actualidad y que, en hacer lo que estamos haciendo, nos damos cuenta de que no vamos a no enseñes nada, vámonos y aprendamos a amar más a Jesucristo, que es el significado, el ideal que nuestro corazón desea cumplir, seguir y servir “.

Los testimonios de los que puedan pasar unos días en la Tierra Santa son entusiastas: “Es mi cuarto año aquí – dice Adolfo Buffo (matriz última ronda de junio) – y cada vez que no sé qué va a pasar a mí, a veces Me pregunté por qué lo hago porque no sabes cómo terminará tu trabajo, pero después de años he entendido que lo estás haciendo por ti mismo, no por un final “. Alguien como Chiara vino por primera vez impulsada por un gran deseo de venir a Tierra Santa no como turista. “Yo quería saber cómo vivimos aquí -. Dice ella – La primera impresión es que camino donde Jesús caminó, y por lo que trabajar, orar y vivir juntos en María Bambina en Jerusalén [centro de recepción de los franciscanos, para ba] voluntarios con personas que a menudo no sabes, estoy haciendo una experiencia extraordinaria “. “Los fines de semana, tenemos la oportunidad de ver más de los sitios de la Tierra Santa – dice – pero la experiencia más fuerte es con el pueblo, frailes, monjas y que durante años vivió estos lugares también llamados Quinto Evangelio“. Ido estaba fuertemente impresionado por la experiencia de Belén orfanato, el Hogar Niños Instituto, mientras que Adolfo de una escuela en Haifa, Chiara hoy desde la guardería de Keila con refugiados niños cristianos.

Gabriele, al final, hace una evaluación: “Hoy, después de 15 años de nuestra iniciativa, muchos de nosotros no van a la Tierra Santa sólo a los cambios, sino también volver por períodos cortos sólo para encontrar amigos, para estar con ellos, ya que hacer con sus amigos en Italia, tal vez para tomar un café, porque la amistad es uno de los principales hechos que el mismo Jesús nos enseñó, es un ‘tesoro’, que cuando lo encuentre usted no quiere perderlo de nuevo y se todo para mantenerlo y crecerlo. Esto también ha golpeado a muchos amigos en Tierra Santa que, a pesar de haber sido forzados a vivir entre los muchos muros que los rodean, han descubierto la “libertad” del corazón, esa planta que ninguna pared puede reprimir. Impresionante fue el descubrimiento de que para nosotros esto es cierto no sólo cuando nos encontramos con amigos en la Tierra Santa, pero es verdad porque es lo que el corazón de cada hombre quiere para sí mismo en cualquier situación o condiciones de vida, incluso en casa. Tienen una pared de hormigón armado de ocho metros, tenemos muchas paredes, que no son de hormigón armado pero que son más altas y más densas y que nos impiden ser igualmente libres, en primer lugar, nuestros prejuicios. Por esta razón, no vamos a enseñar nada, compartamos la experiencia de un Tesoro que se nos mostró hace 2000 años y que necesita ser redescubierto y mantenido, empezando de los lugares donde todo comenzó y de las personas que todavía viven en estos lugares hoy “.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar
ademàs

Conservar para saber: La experiencia de Eleonora en Chipre (Junio 2019)

La Pascua desde Jerusalén: la narración de los voluntarios de ATS pro Terra Sancta (Abril 2018)

Con los ojos y el corazón abiertos. Federica nos cuenta su experiencia como voluntaria en Belén (Agosto 2015)

Dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento: la experiencia del Charity Work Program en Belén. (Agosto 2015)

Elisabetta, la biblioteca de los franciscanos, el Servicio Civil, y una escuela de vida llamada Jerusalén (Enero 2015)

“Lo que he aprendido estos meses y el contacto con la gente”: las palabras de Dominico, un voluntario en Jerusalén. (Diciembre 2014)

Marta y Claudia, tres meses al servicio de las obras de caridad en Belén (Abril 2014)

“En Belén, como en todo el mundo, Jesús tiene el rostro de los que sufren”. La experiencia de Nicoletta con las ancianas de Belén (Enero 2014)

Nuevo encuentro de asociaciones voluntarias de Tierra Santa: la sexta edición tendrá lugar el sábado 19 de octubre en Roma ( Septiembre 2013)

Un mes en la Ciudad Vieja de Jerusalén, ayudando a las familias cristianas: “una experiencia única” (Agosto 2013)

Terminación del Servicio Civil: palabras de Alessandro (Febrero 2013)

Servicio Civil al final: el cuento de Giuseppe (Febrero 2013)

La quinta Jornada de Voluntarios para la Tierra Santa tendrá lugar en Roma ( Septiembre 2012)

Al servicio de Tierra Santa: hablan los voluntarios del servicio civil en Jerusalén (Julio 2012)

Documentación, archivo, catalogación de los bienes de la Custodia de Tierra Santa: la experienca de Nando, voluntario en Jerusalén (Junio 2012)

Belén: experiencia de dos voluntarios en la escuela de la infancia de la Sociedad Antoniana de Caridad (Junio 2012)

La Asociación “Romano Gelmini para los pueblos de la Tierra Santa”: la primera misión de 2012 (Mayo 2012)

Jerusalén: el trabajo de algunos jóvenes para la Custodia de Tierra Santa (Marzo 2012)

El agradecimiento de ATS pro Terra Sancta a todos los voluntarios y amigos pro Terra Sancta (Enero 2012)

Libertad religiosa y diálogo interreligioso: la cuarta jornada de las asociaciones de Tierra Santa en Roma (Noviembre 2011)