Rodas y Kos

La fábrica de caridad en las islas de Rodas y Kos: entrevista con el Padre John Luke Gregory, ofm

Veronica3 mayo 2022

Su voz es tan segura y viva que nunca se adivinaría, al escucharle por teléfono, que es un hombre cuyos ojos son testigos diarios de una tragedia humana en el mar Egeo.

El Padre John Luke Gregory es un fraile franciscano de la Custodia de Tierra Santa y Vicario General de la Arquidiócesis de Rodas. Ha sido el párroco católico de las islas griegas de Rodas y Kos durante 18 años. Su presencia constante es un regalo inesperado y precioso para miles de refugiados que llevan años desembarcando en las dos islas en busca de un futuro digno.

La mayoría de los refugiados que llegan a Rodas y Kos proceden de países de Oriente Medio, como Siria, Gaza, Irak o Irán, pero también de Afganistán, Pakistán y algunos países africanos. Muchos de ellos son menores. Huyen de las guerras, el hambre y la violencia.

Tras un largo y peligroso viaje, la mayoría de estas personas llegan a la isla sin documentos, sin conocimiento de un idioma europeo y sin dinero, ya que sus ahorros van a parar a manos de los traficantes.

Estas pequeñas islas rodeadas de un mar cristalino son famosas por sus impresionantes paisajes amados por los turistas, pero son menos conocidas por la emergencia de refugiados que no ha parado desde 2015.

Abuna Luke es muy conocido y querido en la isla y sus visitas son siempre muy esperadas Cuando acude a los refugiados, lleva consigo jabones, champús, productos de higiene, algunos juguetes, comida, ropa y preciosas palabras de consuelo para cientos de hombres, mujeres y niños afligidos. Nació en Sheffield y es multilingüe: su lengua materna es el inglés, pero también habla italiano, árabe, francés y griego. Cuando conoce a alguien no le interesa el factor religioso: sólo ve hermanos y hermanas.

Padre Luke, ¿cuál es la mayor necesidad de los refugiados que viven en Rodas y Kos hoy en día?

Lo necesitan todo: alojamiento, comida, agua, ropa. Tan pronto como puedo les traigo jabones, champú, pasta de dientes, chocolate, juguetes y libros infantiles. En cuanto puedo, les llevo jabón, champú, pasta de dientes, chocolate, juguetes y libros infantiles. También utilizamos las donaciones para proporcionar atención médica y dental, ya que las condiciones en las que llegan los refugiados son muy malas. Al principio, era muy difícil encontrar un dentista dispuesto a atenderlos.

Siempre estaba con ellos para poder traducir del árabe al griego o al inglés.

Además, no tienen documentos; no saben hablar inglés ni griego; no tienen dinero. Debo decir que estoy muy preocupado por esto. Tengo miedo de que empiecen a robar o se dediquen a la trata de personas o a la prostitución. . ¿Qué más van a hacer? Tengo muchos de ellos. Estos hombres, mujeres, jóvenes y niños son tantos que no puedo decir el número exacto. Los griegos son buena gente, pero el gobierno teme que la presencia de los refugiados interfiera negativamente en el turismo. Así que los refugiados son puestos en un lugar grande, como una enorme prisión, donde los turistas no pueden verlos.

¿Qué ocurre con los refugiados cuando llegan a las costas griegas?

En primer lugar, hay que decir que la mayoría de ellos son palestinos procedentes de Gaza. Antes, la mayoría eran sirios, iraquíes, pakistaníes y afganos.Hoy en día, la mayoría de la Franja de Gaza. Una travesía típica es de Egipto a Turquía y de Turquía a aquí. Es un viaje largo y peligroso. Muchos de ellos se ahogan.

Los ponen en una balsa de aire en Turquía. Estas balsas están hechas para 17 personas, pero salen llenas con al menos 30 personas. Entonces pusieron suficiente gasolina para sacarlos de las aguas turcas. Y se envían por rutas marítimas que son muy peligrosas porque por ellas navegan barcos muy grandes: cruceros, cargueros. Repito, muchos de ellos se ahogan. Y pagan miles de dólares por estos peligrosos viajes.

Hace algún tiempo, las autoridades griegas desmantelaron un «campo de refugiados» en Rodas, que era un antiguo matadero. Toda la gente que estaba dentro fue puesta en barcos y trasladada al centro de refugiados de Kos: unos cuatro mil refugiados. Sólo se les permite permanecer en el centro durante un par de meses. Les dan papeles de solicitante de asilo y luego los dejan a la intemperie, lo que significa que viven en la hierba. Los visité hace quince días y no sabía que esto estaba ocurriendo. Ayer por la noche hacía 5 grados y sólo llevaban los sacos de dormir y se mojan mucho. A veces sigue lloviendo en abril y mayo.

Cuando los refugiados me vieron empezaron a gritar: «¡Baba, Baba!», que significa «Padre» en árabe. Fue horrible. Dimos comida, jabón y ropa a la gente, pero eran muchos. Pro Terra Sancta nos ayudó mucho, nunca podríamos haberlo hecho solos..

¿Por qué hacen esto a sus hermanos y hermanas? Dime, ¿por qué? No quiero dar una imagen negativa, pero esta es la realidad. Tengo que intentar ser positivo, pero a veces te aseguro que es difícil.

¿Cómo ha vivido esta emergencia durante la Pascua?

¡De hecho, celebré dos lunes de Pascua! Celebramos al mismo tiempo que la Iglesia Católica en Kos y con la Iglesia Ortodoxa en Rodas.

En Kos fue muy bonito, porque tenemos esta pequeña parroquia con albaneses, alemanes, italianos, belgas. Después de las liturgias nos reunimos y comimos juntos. Hice muchas confesiones y en la víspera de Pascua una niña albanesa recibió su Primera Comunión. En Kos, muchas personas necesitan los sacramentos y hemos continuado con las actividades de preparación del Catecismo.

A continuación, volvimos a Rodas para celebrar por segunda vez la Semana Santa(junto con la Iglesia Ortodoxa). Así que, después de nuestras liturgias, fuimos a las de la Iglesia Ortodoxa junto con nuestros hermanos y hermanas ortodoxos. Llevamos la Eucaristía a los enfermos y vamos a las familias pobres para llevarles comida. Nuestros voluntarios preparan 700 paquetes de alimentos cada martes. Este es el número de personas que acuden al monasterio a por la caja de alimentos cada martes. Comenzamos la distribución a las seis de la mañana. Toda la comida está financiada por Pro Terra Sancta. Compramos grandes cantidades de arroz, lentejas, frijoles, etc y luego los clasificamos en bolsas pequeñasporque comprar en grandes cantidades es más barato. Durante la semana preparamos los sacos y luego los distribuimos. Llevamos años haciéndolo.

Al principio hacíamos este servicio desde el convento, pero luego la gente era tan numerosa que ya no podíamos hacerlo. Así que tuve que cerrar el salón parroquial para la mayoría de las actividades, porque se convirtió en el centro de recogida y distribución de alimentos, como un banco de alimentos. Ahora tenemos que utilizar el teatro para nuestras actividades.

¿Qué tipo de actividades hacéis en el teatro?

¡Todas las actividades de la parroquia! Por ejemplo, obras de teatro, ballets, sketches, reuniones, exposiciones, obras escolares y conciertos. Todas estas actividades las tenemos que hacer ahora en el teatro porque el salón parroquial es el nuevo centro de recogida de alimentos. Y los buenos lugareños también traen ropa. Luego pido a los turistas que asisten a la misa que dejen champús, jabones, cepillos de dientes, pasta de dientes, para que podamos distribuir estas cosas también. . Así que es como una fábrica. Una fábrica de caridad.

Llevo 18 años haciendo todas estas cosas. Ahora soy prácticamente griego, pero mi primer amor es Italia (dice riendo, N. de R.). En 2021, el Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, me nombró Caballero de la Orden de la Estrella por mi trabajo con los refugiados.

Esta es mi vida aquí. Tenemos dos iglesias en Rodas y ambas tienen un hermoso huerto en el que cultivamos hortalizas y patatas para distribuirlas entre las personas que lo necesitan. No tenemos fines de semana ni días libres. Siempre hay mucho que hacer y sin pro Terra Sancta muchas actividades benéficas serían imposibles.