El milagro de la resurrección de Lázaro en Betania

Maddalena Baschirotto21 octubre 2022

En las laderas orientales del Monte de los Olivos, a pocos kilómetros de Jerusalén, se encuentra la ciudad de Betania, que se ha hecho famosa por uno de los milagros más significativos de Jesús: la resurrección de Lázaro. Precisamente por esta razón, Betania (en árabe al-Azariyeh), a pesar del complejo contexto político, es un destino fundamental para la tradición cristiana.

Para conmemorar el milagro de Lázaro, aún se conserva la iglesia franciscana, que conmemora la casa de Marta, María y Lázaro (cuya memoria de santos se celebra, como ordenó el Papa Francisco, el 29 de julio), a quien Jesús estaba unido por una profunda amistad.

El relato de la resurrección en los Evangelios

Según la tradición evangélica, en particular siguiendo lo que Juan escribió (Jn 11,1-44), Lázaro vivió en Betania, junto con sus hermanas Marta y María. Los tres hermanos solían hospedar a Jesús cuando este último residía en Jerusalén. Según el relato de Juan, una vez que Jesús se enteró de la enfermedad de Lázaro, decidió quedarse donde estaba durante dos días. Cuando llegó a Betania, Lázaro ya llevaba muerto cuatro días. Después de darle la bienvenida, sus hermanas Marta y María lo acompañaron a su tumba tallada en la roca. Al llegar al lugar, Jesús pide que le retiren la piedra que impedía la entrada a la tumba y, con las palabras «¡Lázaro, sal!», el difunto salió de la tumba. «El hombre muerto salió, con los pies y las manos atados con vendas y la cara envuelta en un sudario. Jesús les dijo: «¡Líbralo y déjalo ir!» (Jn 11,44). Por esta razón se cree que Betania es un símbolo para los cristianos de los sentimientos de afecto de Cristo, que demuestran el amor infinito del Padre por cada uno de sus fieles.

Lázaro después de la resurrección

¿Qué le sucedió a Lázaro después de su resurrección? Siguiendo lo que afirma la tradición oriental, Lázaro más tarde se convirtió en obispo de Chipre, donde luego, en la vejez, murió definitivamente. En la cripta de la iglesia de Larnaca, dedicada a él, se encuentra su tumba. Según la tradición occidental, sin embargo, Lázaro se dedicó a predicar en Francia, junto con sus hermanas Marta y María. Según esta hipótesis, también fue nombrado obispo de Marsella.

El santuario de la resurrección y la tumba de Lázaro

En el sitio de las tres primeras iglesias construidas en el pasado, en particular sobre los restos de la basílica bizantina del siglo IV, en 1954 se construyó la actual iglesia católica de San Lázaro para la Custodia de Tierra Santa. La arquitectura elegida incluyó una planta de cruz griega y está coronada por una cúpula con un gran óculo. Cada brazo tiene decoraciones con lunetos de mosaico, en las que se representan las escenas evangélicas más significativas relacionadas con Betania: el diálogo entre Marta y Jesús, la recepción de las dos hermanas después de la muerte de Lázaro, el milagro de la resurrección.

La tumba de Lázaro, originalmente compuesta por un vestíbulo y una cámara funeraria, fue monumentalizada en el siglo IV y modificada gradualmente en épocas posteriores. Los peregrinos de hoy acceden a ella desde la carretera fuera de las iglesias y la mezquita, bajando por una empinada escalera tallada en la roca por los franciscanos.

Proyectos Pro Terra Sancta

En memoria del episodio relatado en el Evangelio de Juan (Jn 12, 3), cuando María usó nardo, aceite extremadamente precioso, para ungir los pies de Cristo, Betania sigue siendo un importante centro artesanal para este y muchos otros aspectos. Ahora Pro Terra Sancta, comprometida desde 2014 en proyectos de empoderamiento de las mujeres, aquí se ocupa de apoyar la actividad de las Velas de Betania. En las cercanías de la iglesia de Lázaro, las mujeres locales, a partir de la idea de Ola Abu Damous y su hija Odna, han demostrado ser un excelente ejemplo de apoyo a la comunidad: hoy se dedican, en particular, a diseñar y dar forma a velas de diversas formas y perfumes.