La participación en el encuentro testimonial, que tuvo lugar el pasado sábado 22 de septiembre en la Salla della Gran Guardia, en la ciudad de Rovigo, fue amplia y expectante. La reunión, coordinada por Bárbara Osti,  quien ya ha sido voluntaria para ATS pro Terra Sancta en Jerusalén, contó con la presencia de invitados especiales: el padre Feras Hejazin, párroco de Jerusalén, y dos jóvenes de su comunidad, Lara y Margo.

Ambas chicas relataron sus experiencias como jóvenes cristianas que estudian y trabajan en Jerusalén, cómo viven su día a día y cómo es la realidad de la juventud en un país tan complejo como el suyo.

El padre Feras habló acerca de los monjes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, contando sus experiencias como sacerdote en la parroquia latina de Jerusalén. Entre las iniciativas llevadas a cabo por los franciscanos,  habló en particular del proyecto “Jerusalén, Piedras de la Memoria”, financiado por ATS pro Terra Sancta, en beneficio de los cristianos que viven en la Ciudad Vieja, así como de la importancia de visitar Tierra Santa de un modo diferente y más profundo: participando en una suerte de turismo solidario.

***

[nggallery id=172]