Líbano: las primeras elecciones parlamentarias tras la explosión en el puerto de Beirut

Veronica20 junio 2022

El Líbano acudió a las urnas en medio de la peor crisis económica, social y sanitaria desde el nacimiento de la República Libanesa. Las elecciones parlamentarias del domingo 15 de mayo, de hecho, se celebraron en un clima de protestas y descontento general. Sería simplista decir que el pueblo libanés siente rabia por la gestión de la política; nuestros colaboradores en el Líbano nos hablan de hombres y mujeres al borde de la desesperación.

Esta votación por la renovación del Parlamento es para los votantes la primera desde las protestas de otoño de 2019, dirigidas a denunciar a la clase política, incapaz de garantizar el bienestar económico y social a la población.

Beirut 2020

La explosión en el puerto

El descontento general también se refiere a la devastadora explosión en el puerto de Beirut el 4 de agosto de 2020, que causó la muerte de más de 240 personas y dejó miles de heridos.

La opinión de los observadores internacionales, por lo tanto, es que estas elecciones son verdaderamente cruciales para el futuro del país después de años de una serie de crisis dramáticas.

Los jóvenes piden principalmente un cambio real, casi todos los cuales están desempleados y no tienen perspectivas de futuro.

Los datos hablan por sí solos: en tres años la libra libanesa ha perdido el 90% de su valor y, según las Naciones Unidas, más del 70% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

Puerto de Beirut, agosto de 2020

Puerto de Beirut, agosto de 2020

Elecciones parlamentarias entre desafíos y esperanzas

Los colegios electorales de las elecciones legislativas cerraron el domingo a las 19:00, hora de Beirut (18:00 en Italia, ed). De los primeros resultados, lentos, destacan una serie de derrotas para los aliados de Hezbolá, cuya mayoría está en riesgo.

Este es un dato importante, porque en 2018 fue el grupo armado radical chií Hezbolá, cercano a Irán, el que ganó las elecciones y disfrutó de cierto éxito.

Sin embargo, la gravísima crisis económica, la desastrosa gestión del puerto y la incapacidad de proponer soluciones correctas a la población, podrían tener un efecto decididamente penalizador sobre el movimiento.

Además, hay más de dos millones de desplazados internos y externos en el Líbano, en su mayoría sirios.

La singularidad del sistema político libanés

Por esta razón, las elecciones parlamentarias de 2022 tienen características diferentes a las de años anteriores. En primer lugar, es importante subrayar que el sistema político libanés es tan sui generis que es casi imposible atribuir la culpa o la responsabilidad a un solo grupo.

De hecho, según la Constitución, el Presidente de la República debe ser siempre un cristiano maronita; el Primer Ministro un musulmán sunita y el Presidente del Parlamento a un chiíta. La Cámara está dividida en partes iguales entre cristianos y musulmanes. Hoy el Presidente de la República es Michel Aoun, el primer ministro Saad Hariri y el Presidente del Parlamento es Nabih Berri.

Esta división se lee a menudo como una cohabitación forzada entre los exponentes de las diversas comunidades religiosas. Una novedad importante que determina la diferencia de estas elecciones parlamentarias, de hecho, es el deseo de los votantes de poner fin a la división sectaria del poder y conducir a un cambio más general de la élite política corrupta e incapaz.

Si a estas razones le sumamos la herida aún abierta de la explosión en el puerto de Beirut, no es de extrañar que para estas elecciones se hayan formado decenas de partidos y movimientos nacidos de las protestas de los últimos tres años. El objetivo es el mismo para todos: la regeneración de la clase política libanesa.

Trípoli, octubre de 2020

La gran presencia de listas independientes

Otra gran noticia de estas elecciones es el anuncio del primer ministro Saad Hariri de su retiro de la política. Como resultado, su Movimiento del Futuro no aparecería. Hariri ha sido durante años una de las figuras de referencia más importantes de la comunidad musulmana suní que ahora podría sufrir un vacío de poder.

Además, son más de 100 las listas independientes que se han presentado en estas elecciones y se ha producido un aumento significativo del total de candidatos: 718, un 23% más que en las últimas elecciones de 2018.

En la noche del domingo 15 de mayo, el Ministerio del Interior libanés anunció que la participación fue del 41%, pero aún falta el voto de los libaneses residentes en el extranjero, que son muchos. Según Naciones Unidas, la emigración en un año creció un 446%, alcanzando casi 80.000 personas. Esta cifra es alarmante si tenemos en cuenta que en el Líbano los habitantes son menos de siete millones.

Baalbek, noviembre de 2020
Beirut, septiembre de 2020

Las tareas del nuevo Parlamento

Por lo tanto, se puede decir que las numerosas listas que se han presentado son un espejo de la fragmentación política que reina en el país. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que el umbral para permitir que una lista entre en el Parlamento es muy alto: 10%.

Una de las primeras tareas de los nuevos 128 miembros del Parlamento será la elección del Presidente de la República. Sin embargo, la misión más importante de los políticos que ganarán estas elecciones es recuperar la confianza de la gente, cansada de décadas de corrupción y del tremendo manejo de los recursos nacionales.

Recuperar la estima en el gobierno no es nada fácil, especialmente después de la devastadora explosión en el puerto, la explosión más no nuclear de la historia, que hasta la fecha sigue sin responsabilidad.

No solo se espera, sino que se espera que estas elecciones conduzcan a un punto de inflexión democrático y decisivo en la Tierra de los Cedros, que lo necesita desesperadamente.

La respuesta de Pro Terra Sancta

Trípoli. Octubre 2020

En esta terrible crisis política, económica y sanitaria que ha puesto de rodillas al Líbano, las numerosas y generosas donaciones se transforman en ayuda a las familias más necesitadas y, por desgracia, cada vez más numerosas. El padre Firas, párroco de Beirut y ministro de la Región de São Paulo, relata en una entrevista el inmenso valor de estos actos de caridad.

En 2020, la dramática situación en el Líbano, y Beirut en particular, se hizo evidente en las imágenes muy fuertes que vinieron del puerto de la ciudad, borradas en un instante por una violenta explosión. La capital, Beirut, ha sido el epicentro de sangrientos disturbios durante al menos diez años y en la capital Pro Terra Sancta aporta apoyo concreto a través de numerosos proyectos. Por ejemplo, desde 2017 ayudamos a los frailes franciscanos en el mantenimiento de la Casa San Francesco d’Assisi, donde están garantizados. condiciones de integración y formación para una docena de personas muy jóvenes Refugiados sirios. En la zona pobre de Harissa, los colaboradores de la Asociación operan distribución regular de alimentos, ropa, medicinas y útiles escolares a docenas de familias iraquíes, sirias y libanesas indigentes.

También es fundamental el Centro de Emergencias que atendió a 250 familias en la distribución de artículos de primera necesidad. La propagación de la pandemia y la destrucción de viviendas cerca del puerto han añadido más sufrimiento al pueblo libanés.

Proyectos divididos por área

Además, en la capital del Líbano, llevamos dos años soportando los gastos de reconstrucción de las viviendas afectadas por la explosión.

En 2021, en lo que respecta al ámbito de la Conservación y el Desarrollo, 220 personas se beneficiaron del Convento de San José de Beirut; otros 95 del Convento de San Antonio en Harissa.

Se dio gran importancia a la Educación y Asistencia, una realidad muy presente en la Tierra de los Cedros. En la capital, PTS brindó apoyo en el Centro de Atención Franciscana a 222 jóvenes. También hay numerosas actividades propuestas en Trípoli: el Centro Deportivo San Francesco; Asistencia psicológica a las familias; Becas; Apoyo a la escuela Adonis; Escuela Menjez; Escuela Gbaleh. Todas estas actividades están ayudando a 956 beneficiarios.

En Harissa, 50 estudiantes universitarios continúan sus estudios gracias a la provisión de becas.

En cuanto a las emergencias en Oriente Medio, un centro de emergencias ha estado activo en Beirut durante varios años, que, en 2021, benefició a 10.230 personas, 7.180 en Trípoli y 400 en Tiro Deirmimas.

El aumento del precio de los medicamentos ha impedido que una gran parte de la población compre medicamentos, incluso para un simple dolor de garganta. Pro Terra Sancta respondió a esta necesidad abriendo un dispensario médico en Trípoli, que ayudó a 250 personas.

Toda esta información se puede leer en el pdf del Informe Social 2021.