Jerusalén, piedras de la memoria: cómo se gastan vuestras ayudas:

email whatsapp telegram facebook twitter

MiriamMezzeraCómo se gastan vuestras ayudas: entrevista a Ettore Soranzo, ingeniero de la Custodia de Tierra Santa

Un proyecto ambicioso y de larga duración que tiene prevista la recuperación y restauración total de más de 400 viviendas del interior de la Ciudad Vieja de Jerusalén: Jerusalén, piedras de la memoria, una iniciativa lanzada por la Custodia de Tierra Santa y su ONG, ATS pro Terra Sancta, con el objetivo de sostener la presencia cristiana en Tierra Santa. Un proyecto de fundamental importancia para preservar y sostener las piedras vivas de Jerusalén y de la Tierra Santa; pero también un proyecto complicado, ya que las casas necesitan intervenciones edilicias continuamente. Ettore Soranzo, responsable de la Oficina técnica de la Custodia de Tierra Santa, que se encarga de las intervenciones edilicias en la Ciudad Vieja, explica en una entrevista qué es lo que se está realizando gracias a las generosas contribuciones de los donantes privados e institucionales.

¿Qué tipo de intervenciones se están realizando en el interior de las casas de la Ciudad Vieja?

Se están realizando cuatro tipos principales de intervenciones. Ante todo pueden ser necesarias realizar restauraciones de las viviendas para ampliarlas o dejarlas libres para acoger a una nueva familia, y esto puede comportar el desplazamiento de las paredes. Luego vienen una serie de intervenciones de saneamiento de las viviendas que se encuentran en condiciones higiénico-sanitarias precarias a causa de infiltraciones y humedad. Y por último, frecuentemente tenemos que realizar intervenciones de manutención ordinaria para preservar el valor del edificio y evitar que se dañe ulteriormente, e intervenciones de manutención extraordinaria para preservar el valor del edificio y resolver situaciones de emergencia, como el riesgo de derrumbamientos, pérdidas de las tuberías, y riesgos eléctricos.

¿Cuáles son los objetivos de estas intervenciones?

Queremos ayudar a las familias cristianas de la Ciudad Vieja que necesitan una casa nueva o más espacio, asegurar a las familias que ya están acomodadas mejores condiciones higiénico-sanitarias, regularizar, mediante el saneamiento, el contrato de aquellas personas que no lo tienen, y por último, preservar el valor de los edificio y su integridad, evitando tener que intervenir en futuro con mayores costes y dificultades.

¿Cuánto cuestan las intervenciones?

La restauración y recuperación de las viviendas para los cristianos es un trabajo que tradicionalmente ha realizado siempre la Custodia: dependiendo del presupuesto disponible se realizaban las obras cada año. Desgraciadamente el dinero disponible muchas veces era limitado, y en los últimos veinte años se han hecho grandes inversiones para la construcción de bloques de pisos nuevos en Belén, Betfagé, Betania y Beit Hanina, dejando un poco de lado la Ciudad Vieja. En el 2007 la Custodia de Tierra Santa se dio cuenta de que la situación de muchas casas era extremadamente precaria y por tanto, crítica: por lo que se decidió dar un nuevo impulso a las obras en la Ciudad Vieja. Desde septiembre de 2007 hasta hoy la Custodia ha invertido unos 9,9 millones de NIS para restaurar 97 viviendas y unos 1,6 millones para restaurar el involucro exterior de una docena de edificios.

En los últimos años se ha decidido mejorar el método de intervención gracias al proyecto “Jerusalén, piedras de la memoria”…

A partir de septiembre de 2009 la Custodia de Tierra Santa decidió continuar el trabajo con un método diferente y más eficaz, dotándose de un equipo interno de unos 20 operarios, todos provenientes de la West Bank o de Jerusalén Este, con especializaciones que cubren todos los posibles tipos de trabajos edilicios. Se trata de albañiles, pintores, electricistas, fontaneros, peones y expertos de revoque, de un jefe de obras especializado y de un par de arquitectos para el diseño y la dirección de las obras y la documentación. Estos operarios se forman de manera continuada también mediante cursos, y todos los trabajos son realizados por el equipo de la Custodia de Tierra Santa, sin tener que recurrir a contrataciones externas. De esta manera, las competencias son internas, los materiales son de calidad certificada ya que son comprados directamente por la Custodia de Tierra Santa y no suministrados por los empresarios, y el útil que los empresarios percibían precedentemente se puede reinvertir. En otras palabras, todo el presupuesto se utiliza para las obras de construcción y para sostener a 23 familias árabes mediante el empleo de mano de obra y profesionales.

¿Qué intervenciones están previstas para el 2011?

Durante el  2011 está previsto intervenir sobre unas 30 viviendas. Luego hay otros proyectos específicos financiados por donantes privados e institucionales, como las obras sobre las fachadas exteriores de unos nueve edificios financiadas por la UNESCO y el trabajo sobre un ingente número de baños de otras tantas viviendas. Las intervenciones más urgentes de las que nos tenemos que ocupar, donaciones y contribuciones externas permitiendo, son la reparación de las fachadas externas de muchos edificios que muchas veces presentan roturas e interrupciones que provocan infiltraciones de agua muchas veces graves, la reparación de aseos y de las tuberías en general, muchas veces deterioradas gravemente, el saneamiento de habitaciones donde la humedad y las infiltraciones han provocado el moho, deterioro de yesos y cambio de los espacios internos de las viviendas en las que se traslada una nueva familia o donde una familia se queda sin espacio por el aumento del número de hijos.

¿Cuánto cuestan cada una de las intervenciones?

Restaurar y hacer habitable un aseo cuesta unos 1500 euros, un apartamento unos 20,000 euros. Pero se trata de cifras indicativas, ya que dependen del tipo de vivienda, de la grandeza, de la posición y del tipo de problema que presentan.

***

Más información sobre el proyecto

Jerusalén, piedras de la memoria

***

Mira el vídeo “Jerusalén, piedras de la memoria”