Palestina

Palestina, en el origen del conflicto. Historia de una tierra en disputa, primera parte

Veronica20 junio 2022

«Señor, desarma tu lengua y tus manos, renueva tus corazones y mentes,

para que la palabra que nos hace encontrarnos sea siempre «hermano»,

y el estilo de nuestra vida se convierte: shalom, paz, salam! Amén».

Papa Francisco, oración por la paz, 8 de junio de 2014.

Retenu, Haru, Canaán, Iuadea, Tierra Santa, Falastīn… hay tantos nombres como esta región bañada por el mar Mediterráneo como los pueblos y tribus que han habitado esta tierra.

A lo largo de la historia, Palestina ha experimentado el gobierno de reinos de corta duración que se alternaron con conquistas, asedios, saqueos, guerras, masacres y destrucción.

Pueblos nómadas, tribus del desierto, asentamientos urbanos, hasta las ciudades de los filisteos, el pueblo que alrededor del año 1.200 a.C.C. desde Creta navegó a Palestina y se estableció allí, dando a esta tierra el nombre por el que todavía la conocemos hoy en día.

La historia antigua de Palestina continúa con el gobierno de los asirios desde 830 aC.C., los babilonios desde 597 aC.C., los macedonios desde 332 aC.C., los lágidos y seléucidas desde 129 aC.C., los romanos desde 63 aC.C.

Desde 390 Palestina estuvo vinculada al destino del Imperio Romano de Oriente. Los árabes dominaron Palestina desde 637 hasta el siglo X y vieron a los cruzados conquistar Jerusalén en 1099, que fue subyugada por el ejército de Saladino en 1187.

Los turcos otomanos hicieron de Palestina su colonia en 1517 y permanecieron así hasta la presencia inglesa en los albores de la Primera Guerra Mundial.

Se estima que en el siglo XIX unos 20.000 judíos vivían en Palestina.

En los tiempos modernos

Una fecha que cambiará para siempre el destino de los habitantes de Palestina es, sin duda, 1840. Es en este año, de hecho, que el primer ministro británico, Lord Palmerston (1784-1865), propone la idea de un asentamiento permanente de judíos en la tierra de Palestina. Una primera propuesta para la colonización judía de Palestina poco a poco cobró vida y Lord Palmerston defendió su idea bajo el pretexto de «mantener la Puerta Oriental abierta al comercio y las tropas británicas».

Veinte años más tarde, comenzó la primera ola de migración de judíos a Palestina, muchos de ellos de Rusia.

En ese momento, el 98% de los habitantes de Palestina eran árabes.

Los árabes palestinos sintieron que estaban perdiendo progresivamente el control del territorio y en 1891 campesinos y agricultores protestaron contra la venta de tierras a los colonos judíos.

En 1896, el escritor y político húngaro Theodor Herzl se sorprendió por el caso Dreyfus y quiso responder al antisemitismo, desenfrenado en toda Europa. En el mismo año publicó en Viena un libro titulado «El Estado de los judíos» en el que recogió y justificó la esperanza de que los judíos finalmente tuvieran su propio estado en el que ejercer la plena soberanía.

Ante el antisemitismo y el exilio, Herzl no ve otra alternativa que instalarse en una patria que había sido, precisamente, «tierra de los padres». Su objetivo es la creación de una patria para el pueblo judío.

El debate sobre el destino de los judíos creció en Occidente y, para discutir un posible estado judío, en 1897 se abrió en Basilea el primer congreso del movimiento sionista.

¿Qué se entiende por sionismo?

Shlomo Ben-Ami, escritor y ministro de Relaciones Exteriores de Israel durante las negociaciones de Camp David, lo describe de esta manera en su «Palestina: La historia inacabada»: «El sionismo es un movimiento nacional nacido en Europa a fines del siglo XIX para dar expresión política al anhelo milenario de los judíos de regresar a Sión». «Sión» es uno de los muchos nombres bíblicos para Jerusalén.

A esto se sumó la imagen romántica y legendaria del héroe David enfrentándose y ganando contra el bestial Goliat.

Es importante destacar que la mayoría de los rabinos, reformistas, conservadores y ortodoxos a principios del siglo XX no compartían el plan de Herzl. Según ellos, de hecho, el regreso del pueblo judío a Tierra Santa tuvo que ser guiado por la llegada del Mesías, por lo tanto, por la voluntad de Dios.

Sin embargo, el proyecto sionista avanza lentamente, pero de manera constante, y aumenta sus seguidores.

En el Séptimo Congreso Sionista Internacional, un año después de la muerte de Herzl en 1904, la tierra de Palestina fue elegida para establecer una patria para los judíos.

Los primeros asentamientos de judíos en Palestina

El proyecto sionista debe chocar con un detalle muy relevante: cuando en 1906 Ben Gurion, de quien hablaremos más adelante, llegó a la tierra de Palestina, había 645.000 árabes y 55.000 judíos.

La mayor parte de la población judía vivía en las «cuatro ciudades sagradas»: Jerusalén, Hebrón, Tiberíades y Zefat.

En aquel entonces, las relaciones entre judíos y árabes eran buenas. La mayoría de los primeros eran judíos ultraortodoxos que dedicaron sus vidas al estudio de las Escrituras y la oración y vivían con fondos del extranjero. Otros judíos eran comerciantes en pequeñas tiendas. Los árabes palestinos eran campesinos y agricultores, fallahīn en árabe.

Desde los primeros asentamientos, los sionistas nunca han ocultado su apego a la Tierra Prometida. Por lo tanto, se puede decir que la semilla del conflicto está presente desde el principio.

En 1909 nació el primer kibutz , que es un pueblo colectivista en el que el modus vivendi es compartir y trabajar la tierra.

¿Cómo acoge Occidente la noticia de estos asentamientos?

La idea de que Palestina es un páramo, rico en desiertos y pantanos inhóspitos, es rampante en Europa y América. Una Tierra Santa que hay que devolver a la vida.

«Palestina es una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra», dijo uno de los primeros líderes del movimiento sionista, Israel Zangwill. Estas palabras fueron repetidas por Moshe Smilansky, también un pionero sionista, quien llamó a Palestina un «país virgen». Finalmente, el fundador y primer ministro del Estado de Israel, David Ben Gurion, llamó a Palestina «primitiva, abandonada y abandonada».

Es en un clima similar que, bajo el ímpetu del movimiento sionista, los judíos están ganando cada vez más terreno en Palestina.

Los años de la Primera Guerra Mundial

Entre 1908 y 1913, se crearon 11 nuevas colonias judías y las protestas contra la venta de tierras a los judíos se reanudaron con más fuerza. Las relaciones, antes pacíficas, entre árabes y judíos están destinadas a cambiar irreversiblemente. Los primeros, de hecho, perciben un cambio que no los beneficiará y ven la creación de un estado judío donde los árabes no son tomados en cuenta.

En tal situación, Europa entra en la Primera Guerra Mundial.

Con el fin de asegurar una presencia occidental en la región palestina, el Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Arthur James Balfour , escribió una carta al sionista Lord Rotschield el 2 de noviembre de 1917.

El corazón de la carta dice lo siguiente: «El Gobierno de Su Majestad acoge con beneplácito la asignación en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío».

La famosa carta termina con la promesa de no dañar a las comunidades ya existentes en Palestina.

El territorio al que se refiere la Declaración Balfour seguía siendo una provincia del decadente Imperio Turco Otomano e incluía la actual Ribera Occidental, la parte sur del actual Líbano, la Franja de Gaza y los Altos del Golán.

La Declaración Balfour es recibida con gran alegría por los sionistas como la autorización para la creación de un estado judío en Palestina y el fin de la diáspora centenaria del pueblo judío. La tensión aumenta junto con las olas migratorias de judíos.

Mientras tanto, el 16 de mayo de 1916, se firmaron los acuerdos secretos Sykes-Picot que atribuían Palestina a los británicos. Como se sabe, de 1917 a 1922 Palestina fue subyugada al ejército británico comandado por el general Allenby.

Nacionalismo palestino y nacionalismo judío

Los años siguientes estuvieron marcados por disturbios y masacres por parte de las dos comunidades. Bajo la esfera de influencia británica, en 1919 se elaboró el primer censo de población serio: 700.000 árabes y 70.000 judíos.

En julio de 1922, la Sociedad de Naciones dio a Gran Bretaña el mandato de prepararse para la creación de un estado-nación judío.

El Imperio Otomano, que había comenzado a experimentar una «desintegración de la periferia» desde el siglo XVII, declaró oficialmente la abolición del sultanato otomano el 1 de noviembre de 1922.

La caída del Imperio Otomano es un profundo shock para todo el mundo musulmán.

Entre 1924 y 1928 más de 60.000 judíos llegaron a Palestina. Inicialmente los británicos prometieron la creación de un estado árabe independiente en Palestina con el objetivo de promover la rebelión de los árabes contra Turquía.

Tras la impactante caída del Imperio Otomano, los árabes que vivían en la provincia palestina vivían en una sociedad caracterizada por lealtades tribales sin una identidad nacional clara o sus propias fronteras territoriales. Todavía no había un nacionalismo palestino, pero quizás más un nacionalismo árabe, que une a todas las naciones árabes.

De hecho, se podría concluir que el nacionalismo palestino y judío se desarrollaron en paralelo, alimentándose el uno del otro. Las percepciones de los dos grupos nacionales son obviamente opuestas: los árabes ven a los intrusos en los judíos y su presencia en Palestina como otra cara del capitalismo judío, mientras que los judíos se ven a sí mismos como los habitantes legítimos de la Tierra Prometida.

Es importante recordar que los judíos que emigraron de Europa a Israel eran en su mayoría eruditos, intelectuales, arquitectos, artistas, empresarios. Los nuevos negocios se multiplican y a lo largo de Tel Aviv, fundada en 1909, se pueden ver hombres y mujeres vestidos elegantemente, al estilo occidental, bebiendo café en el paseo marítimo.

El Gran Levantamiento de 1936 en Palestina

En última instancia, entre 1933 y 1939 la llegada a Palestina de decenas de miles de exiliados dará un nuevo impulso a la economía. Los habitantes de Tel Aviv se triplican a 150.000 habitantes.

Como se mencionó anteriormente, en 1906 David Ben Gurion llegó a Palestina para participar en la creación de una patria para los judíos. En 1935 fue elegido presidente de la Agencia Judía y en abril del año siguiente los árabes convocaron una huelga general para exigir el fin de la inmigración y la venta de tierras a los judíos.

1936 es el año de la Gran Revuelta contra el sionismo y la presencia británica en Palestina. La represión británica es espantosa. Cientos de árabes fueron masacrados y más de 300 judíos murieron en los enfrentamientos.

En vísperas del estallido de la Segunda Guerra Mundial, temiendo que los árabes se aliaran con las fuerzas del Eje, los británicos dicen que ya no tienen la intención de apoyar la creación de un estado judío en Palestina. Esta no es la primera ni será la última prueba de la vacilante política del Gobierno británico.

En Europa, los judíos están experimentando quizás uno de los mayores desastres de su historia después de la promulgación de las Leyes de Nuremberg que amenazan la existencia misma de millones de judíos. Las primeras voces del Holocausto vienen de Europa que nadie cree.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los británicos no cambiaron su política y Londres continuó rechazando la inmigración de judíos a Palestina por temor a ser expulsados y ya no poder ejercer su influencia.

El pueblo judío, traumatizado por el genocidio, tiene la impresión de que está solo en el mundo y no sabe dónde vivir.

La Comisión Internacional de Investigación de las Naciones Unidas

Tras el ataque del 22 de julio de 1946 al Hotel Rey David, sede de las autoridades obligatorias en Palestina, el Reino Unido comprendió que las formaciones judías estaban cada vez más organizadas y optó por la retirada.

En abril de 1947 la ONU nombró una comisión internacional de investigación cuyo informe recomendaba la creación de un estado judío y un estado árabe en Palestina.

Es cierto que la tragedia de la Shoah influyó en gran medida en la decisión de los miembros de las Naciones Unidas. Muchos coinciden en que, después de los horrores vividos en los campos de concentración, era necesario conferir una patria a los judíos.

El mundo entero está convencido de la urgencia de la reparación para las víctimas de la barbarie nazi y esta reparación sólo es posible a través de la creación de un estado judío.

Gran Bretaña no comparte la decisión de las Naciones Unidas y trata en todos los sentidos de bloquear a los inmigrantes judíos que llegaron a Palestina. Sin embargo, los británicos tienen que lidiar con una opinión mundial a favor de una regulación pacífica del problema judío.

Sorprendentemente, en un discurso en las Naciones Unidas, Andrei Gromyko, Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Soviética, que durante años había perseguido y encerrado a judíos en los Gulags, ofrece apoyo al proyecto sionista. La razón es puramente estratégica: conocía la retirada de los británicos de Oriente Medio y quería ejercer su influencia ante los estadounidenses.

En noviembre de 1947, sobre la mayor tragedia en la historia del pueblo judío, la resolución del Comité Palestino fue adoptada por 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones.

La resolución de la ONU propone la división de Palestina en dos estados con Jerusalén bajo control internacional.

No es sorprendente que la mayoría de los árabes de Palestina y todos los estados árabes vecinos rechacen este plan y cualquier hipótesis de partición de Palestina. Israel nace en la guerra.

La Nakba de 1948

1948 es un año crucial: es el año de la llamada Nakba , «catástrofe» en árabe.

Siguiendo la resolución de la ONU, el arma de los sionistas es aterrorizar a tantos árabes como sea posible para hacerlos huir de sus aldeas. Un ejemplo es la masacre en el pequeño pueblo árabe de Deir Yassin en marzo de 1948.

El 14 de mayo de 1948, una multitud festiva dio la bienvenida a David Ben Gurion a Tel Aviv. Este último, con una gran fotografía de Theodor Herzl detrás de él, proclama la fundación del estado judío, «que llevará el nombre del Estado de Israel«.

La respuesta del Alto Comité Árabe no se hace esperar: todos los árabes ante Dios y la historia nunca se someterán a ningún poder que haya venido a Palestina para imponer una partición.

Gran Bretaña pone fin al mandato y entrega simbólicamente el gobierno de Palestina a los líderes sionistas. Los británicos nunca apostarían por la exitosa resistencia de Israel contra todos los estados y ejércitos árabes. Cisjordania está anexionada al Reino de Jordania y la Franja de Gaza está ocupada por Egipto. En 1948 este último invadió Palestina, comenzando la primera guerra árabe-israelí. Las fuerzas militares israelíes están avanzando en todos los frentes.

Al ganar la guerra, Israel conquista un 26% más de los territorios que en el plan de partición de 1947 y toma el control del 81% de Palestina. Es un hecho histórico que, después de la guerra, Israel nacionalizó otras tierras que pertenecían a los árabes.

La Ley del Retorno

El éxodo del 48 cuenta con unos 750.000 árabes palestinos de los 900.000 que vivían en los territorios de los que Israel tomó el control. 150.000 palestinos siguen subordinados a Israel. La victoria de Israel conmociona a todo el mundo árabe.

Tras la victoria de la primera guerra israelí-palestina, el Estado de Israel abolió las leyes británicas y promulgó la llamada «Ley del Retorno» abriendo sus puertas a todos los judíos.

Se produce un verdadero éxodo de Europa. La mayoría de los inmigrantes judíos sobrevivieron al Holocausto. Solo en 1949, más de 250,000 inmigrantes desembarcaron y la población aumentó en un 50%.

Llama la atención que estas personas sean extranjeras entre sí, hablen diferentes idiomas y la prioridad se convierta en la integración. Inicialmente, sin embargo, el gobierno de Ben Gurion no logra gestionar el flujo migratorio y se ve obligado a practicar una política de austeridad.

Mientras que Israel carece de alimentos, empleos y vivienda, en el resto del mundo árabe la cuestión palestina se está afianzando cada vez más, y la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) decide que el único camino a seguir es el conflicto armado.