Para no perder la esperanza: un llamamientopara apoyaral pueblo de Gaza

Mientras se busca un acuerdo paradetener elbombardeo de Gaza yhaciaIsrael,lasorganizaciones humanitariashan establecidocampamentos paralos heridos yparalasfamilias sin hogar.Si la vidaen la Franjade Gazaantes del estallidode las hostilidadeseradifícil, ahorase ha hecho insostenible.

En este momento,la franja (de unos 40 kilómetros de largo y10de ancho)la habitan cerca de1,8 millones depersonas de etnia árabe palestina, de las cuales másde la mitad sonmenores de edad. Más de dosterciosde la población vivenen ochocampos de refugiadosy es una delas áreas más problemáticasde Oriente Medio.
Encerrados enunaprisión al aire libre, loshabitantes de Gaza hanvistodestruiren pocosdíasla mayoríade los servicios quetrabajan con jóvenes, con las familias,así comocon las personas mayoresy los discapacitados.Servicios queen los últimosañoshandado unrayo de esperanzayhan ayudado a muchasfamiliasa creer en unfuturo mejor parasus hijos.

Enla ciudad de Gaza, la Asociación pro Terra Sanctaapoya desde hace añosa lacomunidad cristianaen un proyectoa beneficio deniños de 0a 11 añosy de adolescentes condiversas discapacidades;apoyalas actividades escolaresy campamentos de veranoorganizadosen colaboracióncon el párrocoPadreJorgeHernández.Élmismo escribióuna carta de llamamiento, que reproducimos íngramente:

 

Son ya varios días de la operación “margen protector” sobre la franja de Gaza. Elruido de los aviones, estallidos, sirenas de ambulancias, son ya parte de la vida cotidiana. En el día de ayer notamos una intensidad en los bombardeos de aire, tierra y mar. Como también constatamos, la persistencia en los lanzamientos de cohetes desde aquí. También constatamos el llamado hecho a los habitantes de la zona de Bet Hanun y Bet Lahia de evacuar de modo inmediato sus viviendas. Y entonces nosotros preguntamos con esta gente: ¿A dónde ir? Gaza es pequeña. Todo está cerca. No hay un lugar seguro, neutral, reservado al refugio de la gente.

Entonces, ¿A dónde ir? El perfil habitual de la guerra aquí, ha sido ya asimilado por la población: aviones, explosiones, destrucción y muerte. Inclusive la gente pronosticaba, y desde hace ya tiempo, una posible arremetida bélica que duraría bastante. Predicciones ciertas de la sabiduría popular. Lo único que desestabilizó las tales predicciones fue encontrarse delante de una resistencia en mayor escala y mejor preparadas de parte de la autoridad local, respecto de las precedentes.

Que Hamas haya llegado a Tel Aviv y Jerusalén, no es cosa de poca monta. Tambiénexisteelfundado temor de una reacción al interno de la franja, en contra de los cristianos. No sería una cosa extraña viendo el modus operandi en otros lugares. Por eso es admirable constatar la resignación de la gente. No es la primera vez. No será la última. Ninguna novedad al respecto. Confiados solo a las manos de Dios. Cuanto habrá que soportar, solo Dios puede saberlo. Por lo pronto nosotros estamos bien, seguros y serenos. Pedimos oraciones por el fin de esta locura.

No abandonemos ala población.Ayudar a loshabitantes de estafranja de terrenofrente almar Mediterráneosignifica noperder la esperanzade que podamosllegar a una soluciónjusta al conflictopor medio de negociaciones.

Cada contribución es crucial. Con una pequeña cantidad podremos hacer llegar comida, medicina y ropa a la población.

Para donar, hacer clic aquí.

Para obtener másinformación sobre el proyecto”Emergencia Gaza”, hacer clic aquí.