Conservación y Desarrollo

El cuidado de los Lugares Sagrados y el desarrollo de las comunidades locales

“ … (Usted) pidió humildemente a intervenir con nuestra autoridad apostólica a fin de proporcionar a estos mismos Santos Lugares con (envío de) frailes devotos.” Papa Clemente VI

En 1342 el papa Clemente VI proclama la bula que establece oficialmente el Custodio de la Tierra Santa. Desde entonces, la preservación de los Lugares Sagrados ha seguido siendo la tarea principal de los frailes franciscanos quienes viven en estas tierras.

Durante los siglos estos lugares se han convertido en un patrimonio cultural y recurso esencial para la región entera y sus comunidades locales, cada vez más y más llamados a ser una fuente para el redescubrimiento del crecimiento personal y oportunidades para el desarrollo.

La Asociación pro Terra sancta, contribuyendo a la preservación de los Lugares Santos, está comprometido a crear conciencia del valor de todas las comunidades locales, incluyendo a las comunidades judías y musulmanas. Además, las actividades de restauración y valorización dan oportunidad para capacitar a obreros y artesanos, dando ocupación a jóvenes (promoviendo la participación de mujeres y personas discapacitadas), y generando fuentes de ingreso gracias a la facilitación de iniciativas socio-emprendedoras asociadas con el turismo sostenible y nueva formas de hospitalidad. La restauración y la valorización del patrimonio cultural también facilita y genera oportunidades contínuas para encuentros y coexistencia entre todos los pueblos que viven, y se convergen, en esta Tierra escogida y querida por Dios.

Aprender más sobre los proyectos en el área de preservación y desarrollo.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar