Rafedin Boutique en Jordania: una oportunidad única para las niñas iraquíes

email whatsapp telegram facebook twitter

Rafedín significa “tierra entre dos ríos”, o la antigua Mesopotamia abrazada por el Tigris y el Éufrates, el actual Irak. Rafedín es la tierra de donde huyeron las jóvenes iraquíes que hoy viven como refugiadas en Amman, Jordania. “Rafedín – Hecho por niñas iraquíes” es un proyecto de esperanza que le ha dado a estas jóvenes iraquíes una nueva vida.

Según las estimaciones del UNHCR, hay 58,000 refugiados iraquíes en Jordania, incluidos alrededor de 12,000 cristianos. Obligados a abandonar su tierra natal debido a las persecuciones de Daesh (ISIS en Irak), en Jordania, a diferencia de sus igualmente desafortunados hermanos palestinos y sirios, los exiliados iraquíes no pueden obtener el estatus de refugiados, sino solo los solicitantes de asilo. No pueden trabajar y beneficiarse de los subsidios para la educación y la salud, durante años han estado en una situación de profunda precariedad.

Don Mario Cornioli, sacerdote del Patriarcado latino de la parroquia de San Giuseppe en Jabal Amman (Jordania) se hizo cargo de estas familias, dándoles un lugar seguro y los medios para construir un futuro. El laboratorio de Rafedín es solo eso: un taller de costura y confección que brinda a los beneficiarios habilidades específicas y transversales que se pueden gastar en diferentes áreas, pero también un lugar para esperar nuevamente.

La idea, nacida en 2016 en el encuentro entre Don Mario, Vincenzo Bellomo (Asociación pro Terra Sancta) y algunas damas de Apulia, costureras profesionales, gracias a un proyecto de Associazione Pro Terra Sancta con la contribución de la Iglesia Católica 8×1000 El italiano ha podido tomar forma de manera estable. Desde 2018, año en que comenzó el proyecto, se han construido un laboratorio textil equipado con maquinaria profesional, una sala de exposición abierta al público y una oficina administrativa en las instalaciones de la parroquia. Las niñas recibieron capacitación en moda, cursos de gestión y gestión y un curso de inglés. El número de beneficiarios aumentó de 15 a 30 niñas.

Maria Paola Crisponi, quien siguió todo el desarrollo del proyecto para Associazione Pro Terra Sancta, está muy satisfecha con los resultados logrados: “Les hemos dado no solo habilidades técnicas que podrán gastar en el futuro, sino parte de la ligereza que todas las mujeres en el futuro merecerían vivir “.

La mayoría de ellos tienen entre 16 y 18 años, en Iraq eran jóvenes estudiantes, pero en Jordania no pudieron continuar sus estudios. Esperando un futuro mejor, las mujeres de Rafedín cosieron no solo ropa, sino lazos fuertes que le permitieron superar años muy difíciles. En el trabajo diario, han encontrado un lugar seguro para pasar tiempo en compañía de otras mujeres, aprovechando sus talentos y encontrando una serenidad perdida. Algunas de estas historias serán contadas en un documental que saldrá al aire en TV2000 el 8 de marzo a última hora de la tarde.

“Algunos de los beneficiarios que estaban con nosotros al comienzo del proyecto lograron irse”, dice Maria Paola. Obtuvieron una visa para reunirse con familias en Canadá o Australia, países que los acogen como refugiados. “Muchos de ellos nos escriben, agradeciéndonos por la oportunidad recibida, continúa María Paola, y nos dicen que la mayor lección que han aprendido es la confianza en sí mismos y un futuro mejor”.