biblioteca di Terra Santa
Sin categoría

Un patrimonio para valorizar: continúan las actividades de catalogación de los fondos de libros de la Custodia de Tierra Santa

Giacomo Pizzi16 diciembre 2013

En ocasión de la inauguración de la nueva sede de la Biblioteca General el pasado mes de febrero, el Custodio de Tierra Santa afirmaba: “Una parte integrante de nuestra misión es la de promover la dignidad del hombre, de todos los hombres. Esto significa que hay que crear ocasiones de trabajo y apoyo para los pobres, pero también que hay que permitir a todos el acceso al conocimiento y a la cultura: los colegios, el Magnificat, el Studium Biblicum Francescanum, las bibliotecas y los archivos, no son simplemente realidades culturales diferentes respecto a la atención a los pobres  y a las diferentes actividades de carácter social. Si no que van juntas. El pan y la Palabra, el trabajo y la cultura, la casa y la investigación científica, no pertenecen a historias diferentes, ya que son hilos de una única trama de la vida de esta Tierra bendita, y tienen sentido si van juntas, entrecruzadas las unas con las otras».

En esta óptica de apertura y de compartir el  saber continúan las actividades de catalogación del patrimonio de libros de la Custodia de Tierra Santa, y la visita a Jerusalén de la dra. Angela Contessi se realiza en este trazado. Fuerte por una larga experiencia de trabajo en el Catálogo Único de las Bibliotecas de la Universidad Católica de Milán, la dra. Contessi actualmente  está trabajando en el proyecto  “Libros Puentes de paz” en calidad de asesora y formadora. Paseando entre estanterías llenas de manuscritos y volúmenes antiguos, afirma: «El patrimonio custodiado en las Bibliotecas de la Custodia de Tierra Santa es un patrimonio cultural y bibliográfico único en el mundo, al que cada vez se le está dando una mayor visibilidad y apertura».

Durante esta semana en Jerusalén, la dra. Contessi se ocupará de monitorar el trabajo que se está realizando; en particular, en el catálogo electrónico, el instrumento que permite la accesibilidad y el uso completo a los investigadores y estudiosos del inmenso patrimonio de libros de la Custodia de Tierra Santa.

A través del catálogo OPAC (Online Public Access Catalogue, que se puede visitar en la página opac.bibliothecaterraesanctae.org), actualizada constantemente, se pueden encontrar unos 40.000 volúmenes contenidos en la Biblioteca General. Vista su reciente implementación, el catálogo además está en fase de bonificación y uniformación de los récor bibliográficos, gracias a la labor paciente  de la dra.  Emilia Bignami de la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán y, para la parte informática, del dr. Alessandro Tedesco de la Universidad de los Estudios de Udine.

Haciendo referencia siempre a la importancia de una biblioteca que esté siempre abierta y que sea accesible al público, la dra. Contessi sigue diciendo: «Actualmente las bibliotecas de la Custodia ya no están aisladas, si no que tienen un papel fundamental en la difusión del saber, poniendo a disposición su peculiaridad y sus riquezas».

Aún configurándose como biblioteca de carácter general, la de la Custodia de Tierra Santa posee un patrimonio de documentos que le otorga la unicidad y la especialización como por ejemplo, el dedicado a la descripción de los Santos Lugares, a los itinerarios de Tierra Santa, a la historia de la Custodia y al francescanismo.  Además de estas secciones muy características, en el fondo general se encuentran también sectores interesantes dedicados a la historia, a la arqueología, al arte, a la historia de la Iglesia, a la liturgia, a la mariología, a la apologética y a la teología.

El proyecto «Libros Puentes de paz» en el que se encuentran estas actividades de catalogación, se puso en marcha en junio de 2011 gracias a una colaboración entre la Custodia de Tierra Sancta, ATS pro Terra Sancta y el Creleb – Centro de Investigación Europeo Libro Editoría Biblioteca de la Universidad Católica de Milán-, actualmente reforzada gracias también a la reciente convención entre la Custodia de Tierra Santa y la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán. La idea básica de este importante proyecto es la de construir espacios de estudio y de investigación en un lugar tan complejo y fascinante desde siempre como es Jerusalén, representa una inversión duradera y, sobre todo, contribuye en construir y favorecer el diálogo entre los pueblos, las culturas y las religiones. Los libros y las bibliotecas se convierten entonces en verdaderos puentes para construir la paz.