Un pequeño regalo desde Marsella para las familias del barrio cristiano de Jerusalén

email whatsapp telegram facebook twitter

Las familias del barrio cristiano de la Ciudad Vieja de Jerusalén abren las puertas de sus casas para recibir un regalo inesperado, símbolo de amistad que llega desde lejos.

De hecho, un amigo de pro Terra Sancta ha querido ofrecer un pequeño regalo a las familias locales además de sostener los proyectos de ATS pro Terra Sancta. Y así, nos ha enviado, acompañadas de una bonita carta, una serie de pequeñas imágenes de la Virgen de Marsella, su ciudad. De esta manera, Notre Dame de la Garde ha entrado en las casas de los cristianos de Jerusalén, los mismos a los que visitan y ayudan en sus dificultades los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa, a través del proyecto “Jerusalén, piedras de la memoria”.

En nombre de todos ellos, queremos agradecer a Bruno y con él a todos los donantes y amigos de pro Terra Sancta que, a través de pequeños o grandes gestos de amistad, demuestran su cercanía a estas “piedras vivas” y a la Ciudad Santa.