Noviembre 2017
Alepo casa

Una casa para Alepo

“Esta casa nueva es como una caricia de Dios”. La señora Mayada, de setenta años, no deja de repetirlo. Lo dice cuando nos recibe, sujetando nuestra mano entre las suyas e inclinándose ligeramente; lo repite mientras nos conduce a su pequeño balcón blanco, totalmente nuevo, para mostrarnos la acumulación de escombros y desechos a su alrededor y a los lados de la calle que pasa bajo su apartamento: era el límite entre el oeste de Alepo, ocupado por el gobierno y el este de Alepo, la zona roja controlada por los rebeldes y por Al-Nusra.

“Las bombas aquellos días caían como granizo… y allí, justo allí, se escondían los francotiradores de Isis”, prosigue, señalando los restos de otros balcones y los agujeros que algún día habían sido puertas y ventanas: “eran nuestros vecinos”. Por ello muchos tomaban la decisión de buscar refugio con algún familiar que viviera en la parte oeste de la ciudad, antes de que también esta se viera reducida a escombros.

Después, en diciembre, la ciudacasa aleppod fue liberada y se comenzó a hablar de reconstrucción, de volver a nacer. Gracias a la ayuda de los franciscanos, con el apoyo de la Asociación pro Terra Sancta, se han empezado a reconstruir algunos apartamentos, siempre que resulta posible. La casa de Mayada fue una de las primeras en restaurarse. Mientras el espectro de la guerra aún prevalece a nuestro alrededor, su apartamento blanco en mitad del océano de escombros es sin duda una “caricia de Dios” en medio de tantos datos preocupantes sobre la ciudad.

s bombas aquellos días caían como granizo… y allí, justo allí, se escondían los francotiradores de Isis”, prosigue, señalando los restos de otros balcones y los agujeros que algún día habían sido puertas y ventanas: “eran nuestros vecinos”. Por ello muchos tomaban la decisión de buscar refugio con algún familiar que viviera en la parte oeste de la ciudad, antes de que también esta se viera reducida a escombros. casa aleppo macerie

De los cuatro millones de habitantes de Alepo, tres abandonaron la ciudad durante el conflicto y solo ahora han comenzado a retornar poco a poco. Las personas que se quedaron fueron sobre todo mujeres, ancianos y niños. Muchísimos hombres han perdido la vida en los combates o continúan luchando en las filas del ejército de Assad. Ese es el caso de Hussam, el hijo de Mayada, que sigue combatiendo. Además, el índice de desocupación es del 85 % y el 95 % de las familias vive por debajo del umbral de la pobreza, en muchos casos sin ni siquiera una casa.

Aquí los franciscanos, ayudados por la Asociación pro Terra Sancta y por los numerosos amigos y colaboradores, ya han hecho mucho. Aun así, de las 900 solicitudes de ayuda para la reconstrucción de apartamentos y casas, solamente se ha podido llevar a cabo el 10 % gracias al trabajo de los frailes y con el apoyo de varios amigos y colaboradores.

El precio de reconstrucción de un apartamento varía entre los 2000 y los 3000 euros, y resulta obvio cuánto queda aún por hacer. Por ello, junto a Mayada, a su hija y a la comunidad que rodea a los frailes de la Custodia de la Tierra Santa, os pedimos con fuerza que os suméis a la campaña “Una casa para Alepo”, para realizar una contribución por muy pequeña que sea, que ayude a reconstruir las casas y a llevar una pequeña “caricia de esperanza” a las familias de Alepo.

¡Apoya la campaña UNA CASA PARA ALEPO!

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar
ademàs

Alepo: “Todo por reconstruir, pero no estamos solos” (Octubre 2017)

Noticias desde Siria: “Volvemos a casa, pero esto todavía no ha acabado” (Julio 2017)

Testimonios desde Siria: Sor Iole, la misionera de la esperanza en Damasco (Mayo 2017)

Seis años de guerra en Siria y el infatigable empeño de ATS pro Terra Sancta al lado de la población (Marzo 2017)

Alepo libre pero la paz es todavía lejana (Diciembre 2016)

Llamamiento a favor de Siria (Octubre 2016)

Guerra en Alepo: noticias de los frailes en Siria ( Septiembre 2016)

“La caridad es el primer mandamiento”: el testimonio de los centros de Alepo verano (Julio 2016)

Guerra y esperanza en Alepo, la ciudad que no conoce tregua (Mayo 2016)

Le informamos sobre nuestro viaje a Siria (Abril 2016)

La Victoria de Alepo: acogida, caridad y unidad (Abril 2016)

Actualización de Siria: Lo que quedó de 2015 y cómo afrontamos el nuevo año (Enero 2016)

Siria: en la violencia y el desastre humano incesante, la Misericordia llama a las puertas de Alepo (Enero 2016)

Siria: enviada nueva maquinaria para el hospital de Alepo (Diciembre 2015)

Alepo, golpeada la iglesia que tiembla pero no se derrumba. Fray Ibrahim: “La Virgen nos protegió” (Octubre 2015)

Alepo: la llegada de equipos y medicamentos alivia la crisis de salud ( Septiembre 2015)

El personaje del mes: Fray Ibrahim, párroco de Alepo (Siria) (Julio 2015)

Siria: liberado el Padre Dhiya Azziz (Julio 2015)

Perdido el contacto con uno de los frailes de la Custodia de Tierra Santa en Siria (Julio 2015)

Emergencia Siria: un centro de verano trae alegría al corazón de Alepo (Junio 2015)