Noviembre 2016

Visita a los refugiados en Rodas: el compromiso del Padre Luke y el apoyo de ATS pro Terra Sancta

Se pasan el día esperando, sin hacer nada”. Algunos esperan solamente unos días, otros semanas, en algunos casos esperan por meses. Son todos refugiados que llegaron a la isla de Rodas. Vienen de Siria, Iraq o Afganistán. Cuando los visitamos estaban viendo una antigua película de Charlie Chaplin, con un viejo proyector que muestra las imágenes sobre una sucia pared con incrustaciones. Pasan el tiempo como pueden, esperando que la Unión Europea decida su futuro.

Hay unos ochenta aquí, de momento” nos dice el anciano caballero griego que regenta el centro. Todos han huido de las tragedias en sus países de origen. Tenemos cristianos de Erbil y musulmanes de Alepo, refugiados iraquíes, y libios. Hay adultos y niños, y, en algunos casos, familias completas. El padre Luke, el párroco de Rodas, es un fraile franciscano de la Custodia de Tierra Santa. Él nos dice que “muchos turistas vienen aquí cada año. Cuando se enteraron de las terribles condiciones en las que viven estas personas, comenzaron a traer comida a las misas dominicales. Fueron verdaderamente generosos.

Sin embargo, estos últimos meses han sido retadores. Hay una gran falta de infraestructuras para albergar a todo el mundo. Algunos de los refugiados han tenido que dormir en tiendas de campaña. No hay retretes ni comida caliente. Afortunadamente los alcaldes y hoteles locales han mostrado gran solidaridad para cubrir sus necesidades”. Pero su generosidad también tiene límites.

La isla de Rodas ‘vive’, de hecho, solamente durante el verano, cuando los turistas vienen en multitudes, mientras que durante el invierno las personas viven de los ingresos del verano. “Aparte de pequeñas granjas, aquí no hay mucho más”, nos dice el padre Luke.

La ropa tendida en un trozo de cuerda y las paredes dañadas por el moho en este antiguo matadero son el telón de fondo del campo de refugiados. “Quiero agradecer a la Asociación pro Terra Sancta, que ha respondido inmediatamente ante la emergencia enviando algunos recursos financieros, ¡pero aún no es suficiente!” Los refugiados necesitan de todo: artículos básicos, por supuesto, pero como dice el padre Luke, también debemos enfocarnos en la educación. “Me preocupo tanto por los niños. Siempre llevo chocolatinas, galletas y juegos cuando voy a visitarlos, pero también necesitan educación. ¡Algunos de ellos no han ido a la escuela en dos años! Es realmente dramático”.

Mirando a estos niños mientras juegan con una pelota desinflada, queda claro rápidamente que la prioridad es darles un futuro. Pero sin educación no hay futuro. “Queremos ir a la escuela; ya estamos cansados de jugar todo el día”, nos dicen los niños.

La Asociación pro Terra Sancta ha tratado de responder a esta emergencia durante años, apoyando el trabajo del padre Luke, gracias a las donaciones recibidas en el pasado. Sin embargo, esto es solamente una gota en el océano de necesidades. “La gente ya no hace donaciones porque creen que se ha resuelto el problema de los refugiados en Rodas. Desafortunadamente no es así, simplemente ya no se ven los refugiados porque han sido reubicados lejos de la vista de los turistas”.

Como esos dos hombres que nos saludan mientras dejamos el campamento. Están tumbados en sus catres, aburridos, fumando, soñando con la embarcación de la suerte que pueda llevarlos a costas más seguras.

¡Ayude a los refugiados de Rodas!

img_9794
img_9808
bimbo-2
tagliata2
img_9826
img_9771
img_9769
img_9770
img_9778
img_2212
img_2189
img_2196-1
compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar