Diciembre 2017
presepi in terra santa

Hacer belenes en la tierra de Jesús

“¿Hacer belenes? ¿Por qué no vienes a Tierra Santa a enseñarnos a hacerlos?” De esta propuesta de hace años realizada por el gran arqueólogo franciscano (el padre Michele Piccirillo) Maurizio Enrico Villa ha decidido actualmente exportar el arte del belén de Italia a Tierra Santa.

Ya en 2016 Maurizio había construido un belén para la comunidad cristiana de Madaba, Jordania, pero esta vez ha aceptado el desafío más grande: enseñar a construir belenes a los jóvenes del Ceramic Center de Nisf Jubeil. Gracias a una iniciativa del Mosaic Centre de Jericó y la Asociación pro Terra Sancta, el artista ha pasado algunos días en el pueblecito de Samaria para enseñar su arte a dos chicos y cinco chicas musulmanes.

A la pregunta de “¿cómo se hace un belén?“, Maurizio afirma: “Cuando pienso en el belén histórico me gusta atenerme a los usos y costumbres de la Palestina de hace dos mil años pero añadiendo algo mío. Por eso me pedido a los jóvenes que personalicen su propio belén respetando el contexto arquitectónico palestino”.

presepi samaria

“Una experiencia muy interesante, a pesar de que ha resultado algo difícil trabajar con tantos materiales con los que no estamos acostumbrados”, afirma Lama, una de las chicas que modela todos los días platos preciosos y objetos de cerámica. Una vez realizadas las estructuras en poliestireno extruido y colas de bioconstrucción, los jóvenes pasan a la compleja fase del color. Esta representa una de las partes fundamentales en la construcción artesanal de la escenografía, en la que se ambienta el nacimiento de Jesús.

“Ha sido precioso preguntar qué colores utilizar para las casas. Maurizio nos ha dicho: ‘¡salid e inspiraos en los colores de las vuestras!”, dice sonriendo Lama. “En ese momento nos parecía estar construyendo nuestra propia casa y para nosotros, aquí en Palestina, la casa es algo muy importante”.

presepi nisf jubeil

Ruwaida, otra de las chicas del centro, cree en el arte como en una energía que ayuda a expresar la propia identidad. “Estos muros blandos que hemos construido no son paredes que dividen, sino que nos han permitido aumentar el conocimiento del otro“, explica. “Y además, también nosotros musulmanes, creemos que Issa (Jesús) es un profeta”.

En los umbrales de la Navidad, Maurizio ha vuelto a trabajar a Italia en nuevos belenes pero nos reconoce: “Para mí, hacer el Belén es un acto de fe que se lleva a cabo con el corazón más que con las manos“. Esta experiencia ha sido para todos, no solo un momento de formación artística sino, sobre todo, un momento de conocimiento mutuo, un taller de educación en el diálogo y en la esperanza. “Construyendo esos belenes con ellos -concluye Maurizio- he sentido el mismo misterio y la misma esperanza nueva que tuvo lugar en la gruta de Belén hace dos mil años“.

 

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar