Viaje para descubrir el Centro Mosaico en Belén

Maddalena Baschirotto8 diciembre 2022

En el corazón de Belén, en la pintoresca calle de Star Street, ya decorada en estos días para las fiestas navideñas, se encuentra el Centro de Mosaicos. Es una organización sin fines de lucro, apoyada por Pro Terra Sancta, comprometida con la promoción y preservación del patrimonio cultural palestino.

Historia y objetivos del proyecto

El establecimiento del Centro Mosaico se remonta a 2004, cuando, gracias a la intervención y supervisión del Padre Michele Piccirillo, se completó un proyecto italo-palestino. El objetivo principal es la mejora y conservación de mosaicos, durante siglos patrimonio cultural palestino. La colaboración con instituciones locales e internacionales ha permitido, a lo largo del tiempo, la difusión de esta iniciativa tanto a las comunidades locales como a los turistas y peregrinos de paso por Tierra Santa.

Los centros de artes y oficios comienzan en las ciudades de Jericó, Belén y Nisf Jubeil/Sebastia. De hecho, la idea de turismo sostenible y experiencial se ha abierto camino en estos lugares. De hecho, gracias a las comunidades locales, involucradas directa y activamente en la construcción y promoción del arte del mosaico y la cerámica, los visitantes están invitados a participar en talleres en los que poner en práctica lo que han aprendido de esta tradición milenaria.

En los últimos años, Pro Terra Santa ha podido apoyar las actividades de los talleres y talleres artesanales del Centro Mosaico gracias a la fundación suizo-italiana FAI. A este respecto, las mujeres jóvenes y los grupos sociales en dificultades participaron activamente. De esta manera, se ha logrado dar más espacio a las comunidades locales para ofrecer al público servicios de calidad y al mismo tiempo obtener numerosos y útiles beneficios culturales, sociales y económicos.

A pesar de las dificultades causadas por la llegada de la pandemia en 2020, el proyecto nunca se ha detenido y, gracias a algunas reparaciones, el apoyo y la presencia activa de las comunidades locales nunca ha fallado.

Adham Hamdan durante una visita al Centro Mosaico en Belén
Adham Hamdan durante una visita al Centro Mosaico en Belén

El Centro Mosaico en Belén

En la antigua y tradicional calle de la Estrella en Belén, directamente a la Basílica de la Natividad, se encuentra el Centro de Mosaicos, nacido como una sucursal del principal Centro de Mosaicos de Jericó.

Antes de 2017 el edificio actual era una antigua panadería ahora en desuso. Gracias a la cesión del edificio a Pro Terra Santa, que financió los trabajos de renovación con la contribución de la Associazione Amici P. Kaswalder, Associazione Artigiani Trentina, Associazione Missioni Francescane Trento, Aca de Vita y el patrocinio de la Provincia Autónoma de Trento, comenzaron los trabajos de renovación. Las obras fueron presididas por el arquitecto Osama Hamdan, director del Centro Mosaico de Jericó.

Conocemos a Samah, Yasmeen y Adham

Actualmente las actividades del Centro Mosaico de Belén se llevan a cabo gracias a la intervención activa de cinco personalidades diferentes.

El corazón palpitante de la construcción de los mosaicos es el trabajo de las dos mujeres palestinas Samah Alakra y Yasmeen Zawahrah. Después de un período inicial de capacitación, durante algunos años Samah y Yasmeen se han dedicado a la realización activa de productos para la venta al público. A pesar de algunas dificultades relacionadas con ser sordomudos, gracias al proyecto del Centro Mosaico, Samah y Yasmeen tuvieron la triple oportunidad de expresar su creatividad, a través de su tradición cultural típica, interactuar con peregrinos de todo el mundo y, no menos importante, ser financieramente independientes.

Adham Hamdan es un colaborador activo para la gestión administrativa del centro, que se involucra en temas relacionados con la venta de mosaicos y productos del centro.

Una charla con Maria Fraccia, voluntaria civil italiana

Maria Fraccia también es voluntaria dentro del centro. Llegando a finales de julio gracias a un proyecto de servicio civil universal, María está trabajando actualmente en la oficina de Pro Terra Santa en Jerusalén para la gestión de proyectos. Además de esto, actualmente pasa dos días a la semana en Belén para ofrecer su contribución tanto para la parte administrativa como para la promoción y difusión del espíritu del centro a los visitantes y la población local.

«Es un lugar acogedor de paso, donde también puedes ponerte a prueba en la construcción de mosaicos, gracias a los valiosos consejos de Samah y Yasmeen». María también enfatiza el potencial del centro también como un lugar de convivencia, considerando la posibilidad de disfrutar de la comida local preparada por las familias de Belén, y como un centro cultural para posibles reuniones dedicadas a la discusión sobre temas culturales. Para conseguir que este proyecto tenga resonancia, María también se ha encargado en los últimos meses de abrir y llevar a cabo, en paralelo con el perfil en Facebook, una página de Instagram, dedicada a la presentación de actividades para llegar al mayor número de públicos posible.

En este sentido, María también nos habla de la posibilidad de hacer del Centro Mosaico un lugar de encuentro para los jóvenes locales. «Muchos palestinos entran en el Centro Mosaico, aunque sea por unos minutos, para tomar algunas fotos en el centro o en el jardín en el patio trasero. Se dan cuenta de lo cuidadosamente que se mantiene el lugar y expresan su agradecimiento por el trabajo que hacemos». Para este tipo de promoción también es importante en este momento la ayuda ofrecida por Yasmeen y Samah, a menudo comprometidos en promover los resultados de su trabajo en sus páginas sociales.

De cara a la Navidad

Con motivo del período de vacaciones de Navidad, hay muchas solicitudes de turistas y peregrinos de mosaicos que representan símbolos de la natividad, como la famosa estrella de Navidad. Los temas en los que los mosaicistas trabajan diariamente a menudo están dedicados a lugares e imágenes típicas de Tierra Santa. Algunos ejemplos son el árbol de la vida, una copia del mosaico omeya del siglo VIII del Palacio de Hisham en Jericó, la representación de la ciudad santa de Jerusalén del mapa de Madaba del siglo VI, y algunas ilustraciones del conocido artista Banksy. A veces, sin embargo, también llegan solicitudes de personalizaciones, con motivo de eventos como bodas: hay quienes piden una imagen que recuerde la peregrinación a Tierra Santa y quienes piden representaciones extremadamente personales.