Octubre 2019

Belén. Educación no formal para apoyar la esperanza.

Es el segundo año que los voluntarios de la Asociación de Educadores sin Fronteras (ESF) colaboran con la Asociación pro Terra Sancta, llevando actividades educativas y de capacitación a algunas de las realidades sociales de Belén. Fundada en 2005 en Milán con el objetivo de capacitar a educadores para que intervengan en contextos de pobreza y marginalidad, esta organización sin fines de lucro dirige refugios para niños y adolescentes en situaciones de dificultades sociales y lleva a cabo proyectos para la capacitación de educadores y trabajadores sociales que trabajan en el campo de la educación. Como en Belén, donde este mes los voluntarios del FSE están llevando a cabo talleres educativos establecidos en la guardería, el hogar de ancianos y el centro de día para ancianos de la Sociedad de Caridad de Antoniana. Dentro del jardín de infantes, los voluntarios están construyendo junto con los maestros un espacio dedicado a actividades educativas con el objetivo de trabajar en las habilidades y destrezas de los niños, por ejemplo, con el uso de historias que los niños son guiados para ganar experiencia con un serie de actividades creativas. En cambio, a los ancianos del centro se les ofrecen talleres manuales y artísticos diseñados de acuerdo con las habilidades y las dificultades cognitivas y motoras de los huéspedes de la estructura.

Precisamente porque la especificidad de los educadores sin fronteras es la formación, el año pasado, junto con la Asociación pro Terra sancta, los frailes franciscanos de la Custodia de Tierra Santa propusieron una capacitación a 35 docentes de la Escuela de Belén de Tierra Santa. Un grupo de estos profesores en junio de 2018 también tuvo la oportunidad de participar en un curso de capacitación en Italia en la sede de Educators Without Borders en Milán con el jefe de la formación de la asociación Gabriella Ballarini y la coordinadora Cristina Mazza. “La capacitación propuesta en el acto – nos dice Benedetta, tutor del equipo educativo de voluntarios de la ESF en Belén – no fue teórica, pero quería formar parte de la educación no formal utilizando ejercicios de escritura teatral, artística y educativa para trabajar en temas sobre la profesión docente: la relación con los estudiantes, el intercambio grupal, la mediación de conflictos, el aprendizaje cooperativo y la gestión del aula “. En estas semanas, en cambio, los voluntarios comenzaron recientemente una serie de reuniones de capacitación con los operadores y maestros de la Casa del Fanciullo, un hogar franciscano de bienvenida para menores a pocos pasos de la Gruta de la Leche en Belén, ahora dirigida por el Padre Fadi Azar, OFM.

En un contexto como Belén, centrarse en la educación y la capacitación significa aceptar un desafío educativo muy grande: el valor de esta intervención y esta propuesta se expresa precisamente en la creación de programas de capacitación que puedan ayudar a los maestros, educadores y trabajadores sociales que trabajan diariamente en el campo. “No se trata de venir a enseñar o proponer solo un modelo de trabajo diferente al nuestro”, explica Benedetta, sino ser una oportunidad, ser facilitadores donde las actividades que construimos juntos pueden hacer que las personas reflexionen sobre la conciencia y importancia del trabajo educativo y sobre cómo crecer cada vez más y mejorar profesionalmente “.

compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar