Noviembre 2019

Jerusalén. Junto con las Hermanas de Santa Isabel al servicio de Tierra Santa

Las diez hermanas terciarias franciscanas, hijas de Santa Isabel que viven en Jerusalén, provienen de Indonesia, India, Vietnam e Italia. La familia religiosa, nacida en el área superior de Casentino el 26 de mayo de 1888, ha estado en misión en Tierra Santa desde el 23 de junio de 2016. Los fundadores, la Madre Francesca Casci y Don Giuseppe Marchi, siguieron las enseñanzas apostólicas de San Francisco de Asís y Santa Isabel de Hungría. En cambio, para el aspecto contemplativo, igual de presente, se referían a San Romualdo, abad de Camaldoli. Para las Hermanas de Santa Isabel, la vocación meditativa convive con la apostólica. Su día está marcado por momentos de compartir la Palabra de Dios (rezan solos durante al menos una hora al día) y servicios para los pobres, niños, jóvenes, enfermos, actividades en línea con el carisma de la fundadora. “En Santa Isabel encontramos su amor por Cristo, pobre y crucificado, y su fuerte espiritualidad eucarística con una atención extraordinaria a todas las criaturas necesitadas, rasgos que distinguen a nuestra familia religiosa”, dice la hermana Mariangela, directora de la casa. de Jerusalén
Inicialmente iniciada con la recepción de voluntarios y jóvenes peregrinos en la Casa Maria Bambina, las tareas del apostolado con sede en Jerusalén son variadas y muy diferentes entre sí. Cada hermana lleva a cabo sus deberes con cuidado y atención: hay quienes enseñan en la guardería de la Escuela Terra Santa, que realizan trabajos de limpieza en la sacristía o en el Sepulcro, que trabajan en la cocina, en la lavandería y en la enfermería, y que, como hermana Elisabetta gestiona el personal del Museo Terra Sancta, un proyecto cultural apoyado por la Asociación pro Terra Sancta. “La capilla de la Flagelación se ha convertido en mi lugar de corazón en Jerusalén”, dice la monja india, una de las primeras monjas de la India en ingresar a la orden. La Hermana Elizabeth acaba de llegar a Jerusalén por un año y su trabajo en el museo le permite estar en contacto con los peregrinos que vienen a Tierra Santa para volver sobre los pasos de Jesús: “Aquellos que vienen al museo a menudo también buscan una señal espiritual y así nosotros mismos nos convertimos en un instrumento de testimonio “.
El lugar más evocador para la hermana Elena y la hermana Mariella es el Santo Sepulcro: “Cuando limpio la capilla de los francos en el Calvario, siento que tengo mucha suerte de poder limpiar y rezar en un lugar tan sagrado”. La hermana Joella dice que puede aislarse, a pesar del ruido de muchos visitantes, y percibe “Una paz y un silencio interior que no se encuentra en otros lugares”.
“Ser afortunado de poder vivir en Jerusalén” es una frase que se repite en los pensamientos de todos ellos: “Cuando rezo a Getsemaní me siento en comunión con Cristo Jesús, siento que puedo tener una experiencia privilegiada”, nos dice la hermana Laura. Viene de Indonesia y llegó a Jerusalén cuando se abrió la empresa matriz para cuidar a Maria Bambina, un hogar para voluntarios y grupos de peregrinos que no pueden pagar las estadías en hoteles. De hecho, las Hermanas de Santa Isabel también ayudan a los franciscanos en su misión de dar la bienvenida a los peregrinos que vienen de todo el mundo a visitar Tierra Santa. “Siento una gran gratitud por parte de los niños y las personas que hospedamos, dice la hermana Laura, y esto llena mi corazón de alegría”.
El 18 de noviembre, las hijas de Santa Isabel celebraron el aniversario de la muerte de la princesa de la caridad junto con los voluntarios, los invitados de la casa y los frailes franciscanos. En la misa solemne celebrada en la Capilla de Maria Bambina, el custodio Francesco Patton les agradeció el valioso servicio diario que realizan para la Custodia de Tierra Santa y para la comunidad de Jerusalén.
compartir facebook twitter google pinterest imprimir enviar